Zona El Barco

Marina Salas: «Lo de Vilma y Cho será un flechazo»


Está disfrutando de su mayor aventura en alta mar, pero Marina Salas, de 23 años, tiene los pies en tierra firme. Además de «El barco» ha destacado en series como «Desaparecida», «¿Hay alguien ahí?» y «El pacto», y ha participado en la taquillera saga 
de «Tres metros sobre el cielo». También experimenta en el teatro: primero con un clásico, «Luces de bohemia» y ahora con «Los hijos se han dormido» (hasta el 9 de diciembre en Las Naves del Español en Madrid, después de gira por España): “Estoy haciendo un viaje, el más importante e inolvidable”.

No es la primera vez que interpretas a una joven embarazada…
Es verdad, antes participé en la miniserie «El Pacto», sobre un grupo de adolescentes que deciden ser madres al mismo tiempo. Luego, una vidente me dijo que veía mucho mar a mi alrededor… Y un año después llegó «El Barco«.

¿Crees en esas cosas?
Puede que haya un factor de suerte, pero estoy convencida de que hay algo que marca tendencia. Soy budista, lo practico y creo en el trabajo, el deseo y la determinación.

¿Continúas luciendo barriguita en esta tercera temporada?
Sí, y ya se me empieza a ver… Ha sido un poco rollo eso de ponerse la tripa postiza para grabar, tanto que incluso a veces se me olvidaba.

¿Qué le ocurrirá a Vilma?
Además de que se le ‘manifieste’ el embarazo, se enamorará de un tipo coreano (Alberto Jo Lee, Cho Sung en la serie), y después encontrará tierra con el resto de la tripulación.

¿Cómo será esa relación amorosa?
¡Uf, es un flechazo total! Al principio tendrán que enfrentarse a la barrera del idioma y eso hará que la historia muy sutil. Me encanta trabajar con Alberto, es un actor 
que practica las artes marciales desde niño y he aprendido mucho de su energía y concentración.

¿Y la llegada a tierra?
Fue muy excitante en todos los sentidos: por el momento en sí mismo y porque al fin grabamos en una playa y en bosques naturales… (Los exteriores se encuentran en Peñíscola, Castellón).

¿Qué has hecho desde que acabasteis?
Pues me rompí el pie en una de las últimas secuencias porque me pisó una vaca y tuve que estar en reposo durante dos semanas. Yo soy una persona muy activa y ¡me costó mucho cumplirlo! Luego viajé a México para reflexionar y empezar los ensayos de la función de teatro, «Los hijos se han dormido».

Es tu segunda obra.
Sí. Y trabajar con el director, Daniel Veronese, está siendo una experiencia muy bonita y especial. Es una versión de La gaviota de Chejov y represento un triángulo amoroso con Pablo Rivero (Cuéntame) y Ginés García Millán (Isabel). Jamás en la vida nadie me había hecho sentir tan bien como ellos.

¿Mejor que en televisión?
Distinto. Cada trabajo es una lección de vida. Además de entender la profesión, para mí son muy importantes los vínculos que se crean con los compañeros de reparto, con el director, los técnicos…

¿Qué relación mantienes con los otros actores de «El Barco«?
Los más jóvenes, Iván Massagué, Blanca Suárez, Mario Casas e Irene Montalá, hemos hecho una piña. Cenamos juntos una vez al mes y nos vemos a menudo.

¿Te sientes afortunada?
Por supuesto. Lo que me ha llevado a estar donde estoy es valorar lo que tengo porque, si no, es imposible crecer y evolucionar. Ser positivo es la única forma de avanzar.

¿Cómo aprovechas el tiempo libre?
Cuando puedo, practico deportes acuáticos, entre ellos el submarinismo, y también hago footing y yoga. Y mi otra pasión es viajar. Quiero recorrer Latinoamérica y conocer Nueva York.

¿Habrá una cuarta entrega de la serie?
Sí, eso espero. Y también me gustaría que se rodará la continuación de la película Tengo ganas de ti, si su autor, Federico Moccia, se decide a escribir el guión, claro.

Haz clic aquí para ver más fotos

Fuente