Capitulo 4

Vilma se encontraba en el camarote de las chicas ordenando algunas de sus cosas, en eso entra Ainhoa.

Ainhoa: Vilma quiero que me acompañes pero lleva tu traje de baño.

Vilma: ¿Para qué? (muy dudosa)

Ainhoa: Confías en tu amiga.

Vilma: Sí pero…

Ainhoa: Sólo acompañame.

Vilma: Vale.

Ainhoa antes de entrar a la lavandería en donde la llevaría hasta la bodega le vendó los ojos, Piti se acercó a ella y la rodeó con sus brazos sobre su tripita.

Vilma: Ainhoa, ¿quién es?

Ainhoa: Cálmate y déjate llevar (y se fue).

Vilma aún muy dudosa seguía los pasos con el chico que venía abrazándola por detrás, ya llegando a la puerta, Piti abre la puerta y quita la venda que tenía en los ojos Vilma.

Vilma: ¿Qué es esto?

Piti: Sólo una sorpresa, ¿te gusta?

Vilma: Sí, pero…

Piti: Mira, Vilma, sólo quiero que te relajes y lo disfrutes, ¿vale?

Vilma se queda por unos segundos en silencio y después solo acepta moviendo la cabeza y con una sonrisa en su rostro.

~oOo~

En cubierta se encontraba Cho con Walkie y Vilma tenía uno en su cuarto.

Cho: Vilma (nadie le contestaba).

Cho: Vilma, ¿estás dormida? (susurrando)

Ainhoa al escuchar por Walkie que era Cho, sabía que tenía que hacer algo para que él no sospechara que no está Vilma en su cama, así que Ainhoa agarró el Walkie y se dirige a fuera del dormitorio.

Cho: ¿Vilma?

Ainhoa: No, Cho, soy Ainhoa, Vilma esta dormida

Cho: Ah, bueno.

Ainhoa: ¿Quieres que la despierte? (rogando que digiera que no)

Cho: No lo sé.

Ainhoa: Mejor que no, es la primera noche que puede dormir sin que el bebé le diera pataditas o no.

Cho: Bueno sí, eso. Buenas noches, cambio corto.

Ainhoa: Cambio corto.

Ainhoa entra a la habitación muy despacio para que Estela ni Valeria que estaba durmiendo con ellas no se despertaran.

Estela: ¿Qué tramas, Ainhoa?

Ainhoa: Pues nada.

Estela: En serio.

Ainhoa: Sí.

Estela: ¿Por qué le mentiste a Cho que Vilma está durmiendo?

Ainhoa: Por nada.

Estela: ¿Qué están ocultando?

Valeria: ¿Qué pasa? ¿Por qué hay mucho ruido?

Ainhoa: Nada, Valeria, ya nos dormimos. Estela mañana hablamos.

Ainhoa se mete en la cama y Estela queda muy pensativa.

~oOo~

En la bodega Vilma y Piti estaban dentro de la bañera, disfrutando y riéndose.

Piti: Vilma, perdóname.

Vilma: ¿Perdonarte por qué?

Piti: Por ser idiota, por meter siempre la pata en nuestra relación, por todo.

Vilma: No, Piti.

Piti: Vilma que sí, que sí.

Vilma: Piti, la que tiene que disculparse soy yo, yo te puse los cuernos.

Piti: No, pero muchas veces quise hacerlo yo a espaldas tuyas.

Vilma: ¿Qué?

Piti: Mira, escúchame: lo siento, pero no lo volveré hacer, te prometo ser mejor que antes, te lo prometo, si tú vuelves a estar conmigo.

Vilma: No puedo, ahora estoy con Cho y no quiero serle infiel.

Piti: Vilma, dame una oportunidad.

Vilma: No puedo.

Piti: Por favor, hasta el matrimonio, déjame hacer lo que puedo, si debo hacerlo siempre a escondidas, lo haré. Pero dame una oportunidad (acercándose).

Vilma no resistió más y le dio un beso muy apasionado, estuvieron toda la noche juntos, después se salieron de la bañera y se fueron al camarote treinta y uno, allí los dos durmieron hasta el amanecer Piti rodeaba sus brazos tocándole la tripita y oliendo su dulce aroma en el cabello rubio de Vilma.