Capítulo 3

Ya pasado tres semanas, ya Vilma tenía cinco casi llegando a los seis meses, Cho decidió que se casarían cuando Vilma tuviera el bebé. Vilma está en el camarote recordando cuando se quedó embarazada.

(FlashBack: En una discoteca

Vilma y dos de unas amigas estaban en la barra del bar, en eso que llegan tres de sus amigos incluyendo al que iba ser el padre de su bebé. Vilma y sus amigas se reían.

Lucas: ¿Qué pasa aquí?

Antonio: Sí, ¿por qué tanta risitas?

Ana: Estamos celebrando y también despidiendo.

Lucas: ¿Por qué eso?

María: Vilma se va mañana a un barco por dos meses en altamar.

Antonio: ¿Y eso?

Vilma: Me dieron una beca, mañana me voy.

Lucas: ¡Felicidades!

Antonio: ¡Felicidades!

Nelson: ¡Felicidades!

Lucas: Entonces esto se merece otro trago, yo te lo pago, Vilma.

Vilma: No, gracias, mañana tengo que madrugar para hacer mis cosas antes de irme al puerto.

Lucas: Vamos, no te veremos en dos meses.

Vilma: Está bien.)

Ainhoa entra al camarote y ve a Vilma pensativa

Ainhoa: Vilma, ¿qué te pasa?

Vilma: Nada.

Ainhoa: ¿En serio?

Vilma: Si, sólo estoy un poco cansada, el bebé no me ha dejado dormir en estos días.

Ainhoa le toca la tripita y Vilma vuelve a recordar su pasado

(FlashBack:

Vilma, Ana y María estaban sentadas en un sillón y los chicos estaban en la barra del bar

Lucas: ¿Quién se la liga?

Antonio: ¿De qué?

Lucas: A Vilma, se va, hay que despedirla como una reina.

Antonio: Que tú dices…

Lucas: (interrumpiéndolo) Sí.

Antonio: Yo no, tú sabes ella tiene su carácter.

Lucas: ¿Y tú, Nelson?

Nelson: No.

Lucas: Porque no, tú sabes que te gusta un poco y ahora se va, no la veras en dos meses, vamos.

Antonio: Dale, juégatela, nosotros te ayudamos.

Nelson: Tiene su carácter, sabes que no querrá.

Lucas: N,o pero si la emborrachamos…

Antonio: Buena idea (riéndose).

Lucas: Les traemos estos tragos.

Vilma: Gracias.

Lucas: Pero si, al seco.

Ana: ¿Y por qué quieres al seco?

Lucas: Vamos, tenemos que celebrar, todos los tomaremos al seco.

Antonio: Va, Vilma, tú primero.

Vilma sin dudas se para y se lo toma al seco, mientras que los demás le aplauden.

Lucas: Voy a pedir más.

Vilma: Nelson estás muy callado, ¿qué te pasa?

Nelson: Nada, Vilma.

Lucas: Vale, aquí hay más trago.

Todos seguían bebiendo en la fiesta)

Algunos tripulantes se dirigían a bajar del barco para disfrutar un poco de la playa, incluyendo a Vilma. Todos ya llegaron a la tierra, Ainhoa estaba tomando Sol, Ratón y Burbuja jugando con la arena, a Valeria no la dejaron bajar hasta que esté mas mejor, Piti, Ramiro y Palomares disfrutando del mar, Estela y Gamboa en el barco, Capitán cuidando de Valeria, Julia cuidando de Ulises, Ventura tomando una sienta en la arena bajo un quita sol. Max en el camarote y Vilma junto a unas rocas contemplando el mar.

(FlashBack:

Ya pasado casi las una y media de la mañana, Vilma estaba totalmente borracha junto a su amiga Ana, María no ha querido tomar mucho, así que ella no se mareo y nada.

Lucas: Ya mira yo me llevo a Ana, tú Antonio a María y Nelson llévate a Vilma.

Nelson: ¿A dónde?

Lucas: A los baños, gastamos todo el dinero en trago y no tenemos para  un hotel.

Lucas: Vamos, Ana, te llevo a tu casa.

María: No, yo me llevo a las dos.

Antonio: ¿Por qué te vas? Deja que ellos se las lleven a su casa y nosotros sigamos bailando.

María: No sé, tengo que cuidarlas.

Antonio: Vamos.

María: Bueno, cuídenlas.

Lucas: Sí, sí, sí…

Antonio se llevó a María a la pista de baile, en donde no viera nada.

Lucas: Vamos, Ana, a tu casa.

Ana: No, no, no, quiero seguir bailando (Hablando borracha).

Lucas: Vamos, es mejor que vayamos a tu casa.

Nelson: (susurrando) ¿A dónde la llevarás?

Lucas: (susurrando) Mejor la llevo a su casa, después vuelvo.

Nelson: (susurrando) Okey.

Ana y Lucas salieron de allí, Lucas cogió su auto y fue a casa de Ana a dejarla, mientras tanto Nelson y Vilma estaban en el sillón junto.

Nelson muy nervioso no sabía qué hacer, así que Vilma se le lanza besándolo y sin dudar Nelson la lleva a los baños y pasó lo que tuvo que pasar, Vilma se quedó embarazada.)

Ainhoa se acerca a Vilma.

Ainhoa: Vilma, ¿qué te pasa?

Vilma: Nada.

Ainhoa: ¿Tienes dudas con lo de Cho?

Vilma: ¿Cómo lo sabes?

Ainhoa: Porque soy tu amiga y lo sé.

Vilma: A ver qué hago.

Ainhoa: ¿Pero lo amas?

Vilma: No lo sé.

Ainhoa: Recuerda tus propias palabras, sientes que el mundo se para, tus pupilas se dilatan, te salta el corazón a mil cuando lo vez, sientes eso.

Vilma: No, nunca lo sentí.

Ainhoa: ¿Y qué harás?

Vilma: No lo sé.

Ainhoa: ¿Sigues enamorada de Piti?

Vilma sólo miró Ainhoa y detrás venía Piti, Vilma sentía todo lo que ha dicho Ainhoa.

Piti: Hola.

Ainhoa: Hola.

Vilma: Hola (dándose cuenta que seguía enamorada de Piti).

Piti: ¿Y qué tal con Cho?

Vilma: Bien.

Ainhoa se disponía apartarse hasta que Vilma la detuvo, no quería estar solo con Piti, tenía miedo de hacer algo que después se arrepentiría. Hasta que Piti decide irse y Ainhoa se fue con él.

Ainhoa: Después hablamos.

Vilma: Ya.

(FlashBack:

Eran ya las cinco casi seis de la mañana, en la casa de Vilma llega un taxi, la madre de Vilma sale de su casa.

Taxista: señora, es su hija.

La madre queda en blanco, llama de un solo grito al padre de Vilma para que la ayudara a trasladar a su cama.

Madre: Gracias y perdón, ¿sabe quién la dejó en el taxi?

Taxi: Un joven alto, era cubano y no me dijo el nombre.

Madre: Ya, gracias.

La madre quedo pensativa y nunca se acordó de que era Nelson su vecino.

Ya pasado las once de la mañana Vilma tenía que tomar el barco a las tres tenía pocas horas en arreglar sus cosas he irse al puerto.

Madre: VILMA, LEVÁNTATE, ¿QUÉ SIGNIFICA ESTO? (destapándola)

Vilma: Ay, mamá, deja de joder ¿quieres? Me duele la cabeza y tú gritas.

Madre: ¿PERO QUÉ QUIERES QUE HAGA? LLEGAS DE UN TAXI BORRACHA Y CHASCONA. ¿QUÉ PASÓ? ¿QUÉ DIABLOS PASÓ EN LA DISCOTECA?

Vilma: Nada, ya nada, puedes irte de mi habitación, déjame tranquila (levantándose de la cama y dirigiendo a su madre fuera de su cuarto).

Madre: ¿QUÉ HICE PARA MERECER ESTO? ¿POR QUÉ ERES ASÍ? NO LO ENTIENDO.

Vilma: No tienes que entender nada, solo déjame tranquila (cerrando la puerta muy fuerte).)

Piti: ¿Qué le pasa a Vilma? ¿Sabes algo?

Ainhoa: No lo sé, creo que le falta sueño o algo.

Piti: Mmm…

Ainhoa: ¿Y a ti qué te pasa? Hace tres semanas que te noto rato, desde que Cho le pidió matrimonio a Vilma, cuéntame que te pasa.

Piti: No, nada.

Ainhoa: Vamos, tú me ayudaste con Ulises, déjame a mí ayudarte con Vilma.

Piti: No puedo soportar verla con otro, sólo quiero que sea feliz, pero no puedo.

Ainhoa: ¿Y por qué no te la juegas?

Piti: Se va a casar.

Ainhoa: ¿Y qué tiene eso? Tienes cuatro meses para conquistarla y que cambie de opinión.

Piti: Pero está con Cho.

Ainhoa: ¿Y por qué no lo haces a escondidas? Que nadie se entere, conquístala.

Piti: Pero no quiero confundirla.

Ainhoa: Tú veras lo que quieres hacer: ¿quieres verla con Cho o contigo?

Piti: Conmigo, pero no sé, ¿qué hago?

Ainhoa: ¿Qué hiciste la primera vez se vieron?

Piti: Discutimos por el camarote.

Ainhoa: Otra cosa.

Piti: Le dije que iba ser el padre de su bebé.

Ainhoa: Alguna otra cosa.

Piti: Las citas de diez minutos, ah, y la bañera en la bodega.

Ainhoa: ¿Por qué no haces eso de nuevo?

Piti al ver la idea de Ainhoa que lo hiciera de nuevo, se quedó muy pensativo. Vilma, por otra parte, recordaba.

(FlashBack:

Vilma salía de su casa sola con la maleta sola, mientras que Nelson salía de su casa hacia donde estaba Vilma

Nelson: Vilma, Vilma.

Vilma: Déjame, Nelson, vete.

Nelson: Vilma, escúchame, no era mi idea.

Vilma: Ándate a la mierda (subiéndose al taxi).

Nelson: VILMAAA…

Ya el taxi llegó al puerto, Vilma se baja y el celular no paraba de sonar. Vilma se baja del taxi a para preguntar dónde estaba el barco estrella polar  vio a un hombre vestido de negro al lado de un auto gris muy sospechoso, pero no dudó en ir a preguntarle

Vilma: Disculpa, perdona, una pregunta, ¿tienes idea de dónde está el Estrella Polar? Es un buque…

Gamboa: Narcea Este, por allí.

Vilma: Gracias (suena el celular).

Nelson: Vilma, Vilma.

Vilma: Mira, payaso, estaba de fiesta. Vale, bebí demasiado, fuiste tú como podría a ver sido cualquier otro, así que borra mi número y muérete.

Nelson: Vilma, escucha… (Vilma le cuelga))

Piti se fue a la bodega donde había hecho la bañera para Vilma y su bebé, todo estaba desordenado, tenía que arreglarlo antes que anochezca, Ainhoa entra a la bodega.

Ainhoa: ¡Qué desorden! Tendremos que hacer mucho.

Piti: Sí.

Ainhoa: Bien, manos a la obra o nunca terminaremos.

Piti: Gracias.

Ainhoa: No me des las gracias. Lo hago por unos amigos que se quieren mucho, pero no se lo dicen.

Piti: ¿Como que se quieren? ¿Vilma te dijo algo?

Ainhoa: Yo no diré nada hasta que terminemos esto, ¿vale?

Piti: Vale (con una sonrisa de oreja a oreja).

Pasaron horas y horas y aun no terminaban la bodega, pensaban que no lo lograrían, pero al fin lo lograron, les costó pero lo terminaron, se veía como aquella noche en donde Piti y Vilma se metieron desnudos en la bañera, sonreían y conversaban, en donde nunca aceptaron que se amaban con locura, pero Piti sabe que esta vez lograra que Vilma le dijera que aun sigue enamorada de él.

Piti: Bien, esta es mi noche.

Ainhoa: Suerte, mucha suerte.

Piti: Y, de nuevo, gracias (con una sonrisa).

Ainhoa sólo le sonrió.

Piti: ¿Y me dirás qué te dijo? (con la sonrisa)

Ainhoa: Yo no diré nada.

Piti: Dijiste que si lo terminaba, me dirías…

Ainhoa: Sólo disfruta, nada más, sólo eso.

Piti: Bueno.

Ainhoa: Ahora iré por Vilma, ¿vale?