Capítulo 2

Ya pasado todo el día, llegó la hora en que todos se empezaban a arreglar, todos se encontraban en las duchas.

Estela: Vilma, ¿y Ainhoa?

Vilma: En el camarote, no quiere cenar.

Estela: Por Ulises.

Vilma: Sí.

Ramiro: ¿Y por qué no le subimos el ánimo?

Vilma: Le he intentado de miles formas y no quiere.

Max: Voy yo.

Al escuchar a Max que iría, todos se quedaron mirando con mucha duda y de no saber nada.

Ramiro: ¿Y esto es con pareja o puede uno llegar solo?

Palomares: No lo sé, espero que no sea con pareja porque yo iré solo.

Estela: El capitán no ha dicho que es con parejas, pero lo que sé yo, es que iré con Gamboa.

Palomares: Y tú, Piti, ¿con quién irás?

Vilma, al escuchar a Palomares decir eso, miró fijamente a Piti.

Piti: Con nadie, iré solo.

Ramiro: ¿Y por qué eso?

Piti: Porque no tengo ganas de ligarme con alguien.

Palomares y Ramiro se quedaron mirando fijamente con mucha duda por la reacción de Piti.

Cho: Hola, mi amor (dándole un beso a Vilma)

Vilma: Hola (haciendo a un lado su boca para que se lo diera en la mejilla)

Cho: ¿Qué pasa?

Vilma: Nada.

Cho: ¿Estás bien?

Vilma: Sí, sí, sí, sólo que no tengo muchas ganas de cenar.

~oOo~

Llegó la hora, todos estaban sentados en las mesas. Vilma, Cho, Palomares y Ramiro estaban sentados en una mesa, mientras que Gamboa y Estela en otra, en la mesa que esta al centro Julia, el Capitán, De la Cuadra, Salomé, Ventura, Ratón y Valeria.

Palomares, Cho y Ramiro se reían sin parar, Vilma sólo estaba pensativa y Piti esta cabizbajo, comiendo. Cho se levanta y pide un poco de atención.

Cho: DISCULPEN, UN POCO DE ATENCIÓN, POR FAVOR.

Ya todos mirándole y con mucha atención, incluyendo a Vilma, Piti escuchaba pero con la cabeza inclinada.

Cho: HOY, DELANTE DE TODOS USTEDES, LE QUIERO PROPONER MATRIMONIO A VILMA.

Todos: ¿Qué?

Piti, al escuchar, levantó su rostro mirando a Vilma, no despegaba la mirada de ella; Vilma se quedó en blanco, no sabía que responder. Cho se acercó a Vilma.

Cho: ¿Quieres casarte conmigo y formar una familia junto al bebé que llevas en el vientre y, si quieres, hacer los nuestros?

Vilma dudó mucho, no sabía qué decir o qué hacer, ya que todos la miraban fijamente sin parpadear y esperando su respuesta.

Vilma: Sí (muy dubitativa, pero para que nadie se diera cuenta de que dudaba solo dio una sonrisa forzada)

Cho: Sí (abrazándola)

Todos: ¡Felicidades, felicidades!

Piti sólo bajó la cabeza, quería salir de allí, pero no lo hacía para que nadie lo viera. Vilma abrazó a Cho, pero con expresión de tristeza, una cara llena de dudas, sólo miraba a Piti.