Zona El Barco

Juan Pablo Shuk: “Gamboa va a reflexionar y pedirá perdón a Ainhoa”


Es el malo malísimo de “El Barco”. Juan Pablo Shuk nos cuenta cómo se siente siendo el malvado Gamboa y cómo evolucionará su personaje en la segunda temporada de la serie de Antena 3.

Ser el malo de la serie tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Juan Pablo Shuk es Gamboa en “El Barco” (los jueves en Antena 3) y en esta segunda temporada llega más malo que nunca dispuesto a luchar a muerte con Ulises (Mario Casas). El actor colombiano nos ha contado cómo se siente siendo el más ‘odiado’ de la serie de mayor éxito de la tele.

¿Vamos a poder entender por qué Gamboa es como es en esta segunda temporada de “El Barco”?

En esta segunda temporada, Gamboa va a tener un momento de reflexión. También se encuentra mal, es el fin del mundo y por su comportamiento se ha quedado muy solo. En un cierto momento se va a plantear amar de verdad. Conoceremos un poco de su pasado y eso dará respuestas a porqué es como es.

Pero seguirá siendo el malo de la serie…

Cada vez será peor. Los malos generan malas emociones cuando los ves por la tele pero por la calle me tratan muy bien. Hace años sí que te daban paraguazos (Risas).

¿Te gusta ser el malo malísimo?

Me gusta hacer de malo, son personajes muy agradables de hacer porque tienen un rango emocional más amplio que los buenos. Un malo puede hacer también de bueno y de malo a la vez, puede ser sarcástico, gracioso, violento… es mucho más divertido para un actor. Lo malo es que es agotador porque tienes que lidiar con muchas emociones negativas. Es como en la vida real: ser mala persona cansa más que ser buena gente. Los malos siempre son más físicos, tienen mucha pelea, huyen…

Mario Casas nos ha contado que habrá una pelea muy dura con él…

Ufff… Hay una gran pelea. Yo empiezo a picarle todo el rato hasta que él revienta y explota con Gamboa.

¿Se enamorará de verdad?

Recapacitaré y trataré de pedirle perdón a Ainhoa. Me enamoraré de ella de verdad. Aunque veo difícil que me perdone (Risas).

Habrá cuatro nuevos protagonistas, ¿Alguno será tu aliado?

Es probable que tenga algún aliado entre los nuevos náufragos… pero no puedo desvelar nada.

¿Y qué tal con tus compañeros?

Estoy enamorado de cada uno de mis compañeros, de la parte técnica, de todo. En Sudamérica el ritmo es muy diferente. Aquí el ambiente es muy bueno.

¿Cómo decidiste venir a trabajar aquí?

En España he tenido dos etapas, primero en 2007 que quería desconectar y estuve aquí un año y medio. Fue duro, mucha soledad… Ahora en Madrid estoy feliz, no me siento un extranjero aquí. Vine a hacer una película, un actor no pudo hacer “Tres metros sobre el cielo” y lo hice yo. Y de ahí a “El Barco” con todo lo que conlleva.

¿Piensas quedarte en España?

Mis planes, a mis 45 años, son quedarme aquí el tiempo que me requieran. No me pongo fechas.

¿Extrañas el trabajo en las telenovelas?

No reniego de las telenovelas porque me han dado mucho, pero el ritmo de trabajo es terrible, y tiene un coste emocional muy elevado, no ves a la familia… Y eso no lo echo de menos aquí. Aquí el trabajo es igual pero con un ritmo diferente.

¿Qué piensas de las mujeres españolas?

Las españolas tenéis fama de no ser muy tiernas pero luego es totalmente falso. Sois todas fantásticas, voy como un ventilador porque sois bellísimas.

¿Cómo ha sido lo de trabajar en alta mar?

Me encanta la experiencia de rodar en el mar. Vengo de Colombia y allí tenemos una gran relación con el mar. Yo ni me mareo ni nada de eso.

Fuente