Zona El Barco

Javier Hernández: “Soy un romántico y tengo mucho sentido del humor”


Javier Hernández ama su profesión y sueña con retirarse sobre los escenarios, sin embargo, hasta hace seis años no se atrevió a probar suerte en este mundo del que ya no quiere dejar de formar parte. El joven de 28 años, sin duda, acertó con su decisión ya que interpreta a Piti, uno de los personajes más queridos en “El Barco”. Además, se atreve en su debut teatral con una versión de un clásico, “Romeo”, donde comparte reparto con Álex Barahona y Bernabé Fernández.

Háblanos de esta nueva versión de “Romeo”.

Es una versión cómica, la tragedia está pero enfocada desde un punto de comedia muy acertado. Somos tres actores masculinos, sin Julieta pero ahí está la gracia, en cómo nosotros hacemos ver a esa Julieta. Muchas veces conocemos a la gente por lo que nos dicen los demás de ella, y es un poco eso. Es maravilloso que cada espectador pueda imaginarse a su propia Julieta.

¿Cuál es tu personaje?

Mercutio, que no es Montesco pero tiene buena relación con ellos. Él ve que Romeo se le va, se le va su amigo, y está muy en contra del amor.

¿Tienes algo en común con tu personaje?

Muy poquito, y eso es lo que me gusta. Sí que tiene una cosa de palabra fácil y cómico, por la acidez que tiene, y a mi ese tipo de humor me gusta pero no tengo esa coraza que tiene él, soy un romántico.

¿Eres divertido?

Sí, con mucho sentido del humor.

¿Cómo está siendo la relación con tus compañeros?

Genial, se echa de menos a alguna chica en el reparto, que siempre da luz pero muy bien (risas). A Bernabé ya le conocía, nos llevamos genial, tenemos muchísima complicidad y somos amigos más allá de compañeros. Además siempre viene bien los primeros días conocer a alguien, te da relajación. Fue un apoyo muy grande al principio y los nervios me los quitó. Con Álex genial y te digo lo mismo que de Berna, es muy muy divertido, está siempre con la coña, da gusto trabajar con él.

¿Cómo has vivido el cambio de la pequeña pantalla al teatro?

Muy bien, tenía muchísimas ganas de hacer teatro porque lo que más me gusta como actor es el proceso de creación, más que el momento de hacer el trabajo. Hemos tenido dos meses de ensayos donde me he sentido más actor, en la tele no te da tiempo a saborear eso.

¿Siempre has querido ser actor?

No, me gustaba el cine y empecé a estudiar fotografía y producción, pero lo actoral lo veía inaccesible, pensaba que cómo me iba a ganar la vida siendo actor. Pero hay momentos en la vida, la gente con la que te vas relacionando… al final vi que era posible y por qué no probar y ver qué tal se me daba. Me metí a estudiar y fue lo mejor que he podido hacer nunca.

¿Tu familia te apoyó en esa nueva vida?

Sí, desde siempre, ellos a tope con lo que yo quiera hacer. Me respetaron y bendito el día en que me metí a estudiar porque me cambió y vi que no sólo me gustaba, me dio seguridad a la hora de relacionarme porque yo era muy tímido…todo era sumar.

¿No hay nada que reste?

Quizás la inestabilidad, que es jodida, pero de momento yo estoy teniendo suerte. No he tenido muchos parones pero los que he tenido lo pasas mal porque no sabes si te van a llamar, si ha sido pasajero…y te tienes que ganar la vida.

¿En esos parones has pensado en abandonar?

De momento no, y ojalá no me pase. La suerte es que en esta profesión siempre tienes cosas que aprender y mejorar, entonces esos momentos los aprovechas para dar algún curso.

¿Cómo has vivido tu popularidad?

Se hace muy raro pero de momento muy bien, me lo tomo como una consecuencia del trabajo. Tengo los pies muy en el suelo y estoy muy contento de que me haya pillado ya con 27 años, tengo la cabeza más amueblada, sé lo que hay. He estado rodeado de actores y ves que son momentos en los que la gente te adora y al día siguiente no. No hay que darle demasiada importancia a los momentos que estás arriba ni a los que estás abajo, pero sí agradecer a todo el mundo y disfrutar de esto.

¿Te quedan sueños por cumplir?

He cumplido muchos, pero sueño con trabajar de esto siempre, tener 70 años y que me sigan llamando para hacer papeles…ojalá.

¿Y personalmente?

No sé si llamarlo sueño, pero estar contento conmigo mismo, estar muy tranquilo, ser como soy, y si yo estoy contento será porque con el otro lo estoy haciendo bien, ser buena persona.

¿Cómo está siendo tu experiencia en “El Barco”?

Muy buena, ahora lo he asimilado más, al principio fue todo muy deprisa. Estoy super contento de lo que he aprendido y de los profesionales con los que me he rodeado. Ha sido todo positivo.

¿Con quién has hecho piña?

Con todos, pero es verdad que con los chicos más, con Bernabé, conDavid, con Iván…Pero también con Juan Pablo, Luis, Juanjo

¿Y con Mario Casas?

Muy buena, pero él tiene tanto lío…Su vida es muy ajetreada y no tenemos tanto tiempo para disfrutar de él, pero es super divertido, hace que los rodajes sean animados.

¿Hay rivalidad con él?

No, habrá quién la tenga. Me gustaría estar en su situación, haciendo tanto cine, no te digo que no, pero nunca he tenido esa sensación. Cada uno se va ganando lo que tiene, él se lo ha ganado y ahí está defendiéndolo.

¿Y la relación con Blanca Suárez?

Es un amor, es luz, es muy bonita, super generosa y muy sencilla. Me llamó mucho la atención su sencillez y eso hace que para los que venimos desde más atrás, nos vemos en ella y decimos ¡mira lo que tiene y lo que representa y lo sencilla que es, lo bien que lo lleva y lo generosa que es como compañera!

¿Qué proyectos tienes?

La obra, y esperando a ver si hay nueva temporada de “El Barco”. Tengo una película que se iba a hacer en enero y se ha prorrogado para después de verano, pero tampoco quiero hablar mucho por si se cae…

¿Qué balance haces del 2012?

Quizás haya sido el mejor. Llevo tres años como profesional y ha ido siempre a mejor.

¿Qué pides al 2013?

Pido seguir en la misma línea.

¿Eres supersticioso?

Cero. Sé que el trabajo y el tirarme a la piscina en cada proyecto es lo que hace que cada año vaya a mejor.

Haz clic aquí para ver más fotos de Javier Hernández

Fuente