Zona El Barco

Jan Cornet: “Max juega con información privilegiada pero no actúa con maldad”


Se subió a “El Barco después del éxito obtenido con la última película de Pedro Almódovar, “La piel que habito”. Un reto que Jan Cornet asume con valentía e ilusión, ya que Max, su personaje, se ha convertido en una pieza clave de la tercera temporada. Tanto que se permite rivalizar con Ulises, el personaje de Mario Casas, tanto en liderazgo como en atractivo. En esta entrevista concedida a Teleprograma, asegura que el que le llamaran para “El Barco” fue un regalo.

¿Por qué has hecho tan poca tele desde “Motivos personales” (2005)?
Es verdad que he tenido más oportunidad de trabajar en cine y menos en teatro y tele, solo pequeños papeles en Ángel o demonio y Hay alguien ahí. Pero no hago más porque no me lo ofrecen.

¿Te vinculan solo al cine?
No creo… Trabajar en un medio u otro es pura coincidencia. Si puedo compatibizarlo yo no tengo reparos.

¿Condiciona ser ‘chico Almodóvar’?
Me gustaría pensar que no. En cualquier caso, que me propongan o no proyectos no es algo que elija yo.

¿Tu vida cambió con el Goya?
Sí, pero eso no me condiciona, creo que los premios me han llegado en el momento justo. Para mí tiene más importancia la experiencia que fue trabajar con Almodóvar. Valoro más el trabajo compartido con ese equipo. Y soy un tipo normal, sigo rodeado de los míos. Me ayudó a no perder el sentido de la realidad y disfrutar de poder trabajar.

¿Has tenido vértigo en algún momento?
No, estoy contento porque todo ha sido progresivamente y tampoco me ha pillado tan joven [tiene 30 años]. He seguido formándome y soy fiel a la carrera que deseo llevar.

¿Que te llamaran para “El Barco” fue otro premio?
Para mí poder trabajar en lo que me gusta ya es un premio. “El Barco” fue un regalo, disfruto mucho con el personaje. Ha sido un reto para mí y creo que también para la productora.

¿En qué sentido?
Me cogieron después de ganar el Goya para un personaje con peso, líder de grupo. Estoy contento de que hayan confiado en mí y espero que se hagan más temporadas.

¿Será decisivo en la historia?
Sí. Juega con la información privilegiada pero no con maldad, sino para satisfacer sus intereses y los de su gente. Al final es cuestión de supervivencia, mantiene un duelo con el capitán y cada uno irá destapando sus cartas. No creo que sea perverso ni manipulador, solo vela por la gente que tiene a su mando, que ha pasado una desgracia atroz.

Y cuando llegue a tierra firme…
Tomará el mando. Quedan por desvelar muchos aspectos de él. Se hará más fuerte porque surgen peligros en la isla…

¿Encontrará nuevos aliados?
Empieza a sentir empatía y afinidad con Ainhoa [Blanca Suárez], aunque le puede más la responsabilidad por su grupo que ese posible idilio. Es la hija del capitán, una buena carta para él, y le interesa que esté viva. En realidad le interesan todos los relacionados con el Proyecto Alejandría, también otros alumnos, él quiere proteger a esos elegidos… Hasta ahí puedo contar.

¿Despertará la antipatía del público al convertirse en rival de Ulises [Mario Casas]?
Yo creo que no, porque el motor del personaje no es la maldad sino la protección de los suyos, aunque a veces se tienen que hacer cosas no deseadas. Y está bien que me vean como rival de Mario Casas, no me molesta nada [risas].

¿Qué tal las escenas de acción?
Hemos grabado algunas en tierra y ha sido una experiencia muy buena, algo nuevo para mí, trepidante y excitante. Pasamos un calor horrible con los exteriores en Peñíscola, pero el sufrimiento proporciona buenas secuencias. Nos entregamos todos.

¿Habrá más personajes nuevos en la isla?
No puedo revelarlo… Vamos a encontrar peligros pero también alegrías. De esa forma se revelará el pasado de Max y eso hará que el público empatice con él.

¿Estarás en la cuarta temporada?
Aún no es seguro que se grabe… Pero Max debe seguir, es un personaje más de este puzzle aunque no imprescindible. Sí que es un personaje importante e interesante.

¿Tienes más proyectos?
Hace poco estrené la película “Buscando a Emish” y tengo otras tres pendientes. Me esperan unos meses de promoción y esperar a ver qué pasa con “El Barco“.

¿Renunciarías a una película por seguir en la serie?
Me dejo guiar por los proyectos, los guiones y los directores. De lo que sí tengo muchas ganas es de hacer teatro.

Fuiste el hijo de Segourney Weaver en “Luces rojas”. ¿Te tienta el cine internacional?
Si surge, yo encantado, todo lo que sea conocer otro tipo de cine es enriquecedor. Pero prefiero armarme de calma y paciencia. Rodar fuera sería muy grande pero yo me siento afortunado de tener trabajo aquí, hay que encontrar la tranquilidad y lo que te va bien, dejar que las cosas fluyan. Ahora mismo estoy muy a gusto en Madrid.

¿Deseas volver a trabajar con Pedro?
Espero que me llame para la próxima porque fue una gran experiencia.

¿En manos de qué otros directores te gustaría ponerte?
Uf, muchísimos. Eduardo Chapero-Jackson, Icíar Bollaín… Hay mucho talento en España.

Haz clic aquí para ver más fotos