Zona El Barco

Irene Montalà: “A Julia le ha sentado muy mal que Ulises la deje por Ainhoa, pero lo entiende”


¿Qué tal con Belén Rueda, una de las incorporaciones de esta temporada?
Belén es una gran actriz y mejor persona. Para todos ha sido un gustazo trabajar con ella y para mí ha sido impresionante, una lección de profesionalidad.

Julia ha llevado un poco mal que Ulises (Mario Casas) le haya dejado por Ainhoa (Blanca Suárez)…
Le ha sentado muy mal. Encima, si Ainhoa hubiera sido una chica muy mala pues sí lo podría pagar con ella, pero es que es una niña encantadora, con lo cual es peor porque Julia lo entiende.

Tú, a quién prefieres ¿al capitán o a Ulises?
Pues en el primer capítulo de esta temporada a Ulises, luego, posiblemente al capitán (risas).

¿Qué tal es trabajar con Juanjo Artero?
Es maravilloso, pero creo que todo el equipo, tanto técnico como de actores que hacemos ‘El Barco’, es gente maravillosa. Con Juanjo comparto muchas escenas porque tenemos muchas tramas y secuencias juntos y es un placer.

Gamboa y Julia son algo más que compañeros de barco…
Lo vimos al final de la primera temporada con los flashbacks, ellos se conocen de antes, pero, de todas formas, Julia no va a tener nada con Gamboa (risas).

¿Cuántos días se tarda en grabar un capítulo de ‘El Barco’?
Hacer cada episodio de la serie es una aventura (risas). Depende de lo que suceda, pero entre 10 u 11 días, vamos a un ritmo bastante fuerte.

¿Cómo hacen los actores para llorar en la ficción? Es que la temporada pasada Julia se pegaba unas lloreras…
Es imposible llorar sin sentirlo, aunque, como hacen a veces los niños pequeños, lloran para montar un show. Nosotros lo que hacemos es recuperar ese show que parte de un sentimiento. No me machaco emocionalmente, pero si que busco la emoción en mí para llorar.

En ocasiones me ha pasado que no podía hacerlo, y hay productos que ayudan a llorar, lo que pasa es que es mentira y sientes que trabajas en falso, y lo que importa es que el espectador vea que es real. De todas formas, a mí, personalmente, no me cuesta llorar.

¿Te identificas con tu personaje? ¿En qué te pareces a Julia?
Creo que no me parezco mucho a Julia. Es un personaje muy mental, le cuesta dejarse llevar por las emociones, creo que ella necesita pensarse todo un montón y yo no soy, bueno, no tanto como ella (risas), no soy tan racional.

Además, Julia es un poco torpe en las relaciones personales y es muy divertido hacer eso, me río mucho con las secuencias de comedia romántica que hacemos.

¿Te raparías el pelo, engordarías o algo así por un papel?
Por supuesto, creo que es una de las cosas divertidas de nuestra profesión, el hecho de poder transformarte en diferentes personajes. Es más, el look del personaje ayuda al actor para poderse poner en su piel.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Actuar, es lo que más me gusta de mi profesión, jugar a ser otra persona.

¿Cómo llevas el hecho de posar para los fotógrafos en las premiere o en las sesiones de fotos?
Como puedo porque es algo que intimida mucho y, además, soy muy tímida y he tenido que aprender un poco a disfrutarlo y poder vivirlo sin morirme de vergüenza porque realmente asusta un poco.