Información » Reparto » Héctor Alterio

Biografia

Héctor Benjamin Alterio Onorato conocido artísticamente como Héctor Alterio es un actor nacido el 21 de Septiembre de 1929 en Buenos Aires (Argentina).

Tras finalizar sus estudios de arte dramático, debutó en los escenarios argentinos a finales de los años cuarenta, primero en el teatro, donde fundó en 1950 la compañía Nuevo Teatro (la cuál aportó nuevos aires a la escena argentina) y después en el cine.

Hector Alterio obtuvo el éxito en Argentina al protagonizar “Todo el sol es amargo” (1965) dirigida por Alfredo Mathé, un film del género dramático. En los siguientes años intervino en algunas de las mejores cintas argentinas como: “La vida contemplativa (1967), El otro oficio” (1967), Don Segundo Sombra (1969), “El santo de la espada” (1970), La fidelidad” (1970), “Argentino hasta la muerte” (1971), “La venganza del beto Sánchez” (1972), “La Patagonia rebelde” (1974), “El santo de la espada” (1969), “La maffia” (1971) y “Los siete locos” (1972).

En 1975, mientras se encontraba en España, fue amenazado de muerte por la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), por lo que decidió no regresar a su país, residiendo desde entonces en España. Desde ese año, Hector Alterio comenzó a participar en producciones españolas, dejando memorables creaciones en: “A un dios desconocido” (1977) dirigida por Jaime Chávarri, “La guerra de papá” (1977) dirigida por Antonio Mercero, “El crimen de Cuenca” (1979) dirigida por Pilar Miró, “El nido” (1980) y “Mi general” (1987) (ambas dirigidas por Jaime de Armiñán) y “Don Juan en los infiernos” (1991) y “El detective y la muerte” (1994) (ambas dirigidas por Gonzalo Suárez).

Desde entonces sus actuaciones en España han brillado a la par con sus grandes éxitos argentinos, ya que el actor no dejó de participar en numerosas películas de su país de origen como: “La tregua” (1974) dirigida por Sergio Renán, “Camila” (1984) dirigida por Maria Luisa Bemberg, “La historia oficial” (1985) dirigida por Luis Puenzo, “Plata quemada” (2000), “Tango feroz”, “Caballos salvajes” (1995) y “Cenizas del paraíso” (1997) todas ellas dirigidas por Marcelo Piñeyro.

Actualmente el veterano actor se ha convertido en un comodín de coproducciones hispano-argentinas formando parte del reparto de: “El hijo de la novia” (2001) dirigida por Juan José Campanella, “El último tren (Corazón de fuego)” (2002) dirigida por Diego Arsuaga, “Kamchatka” (2002) dirigida por Marcelo Piñeyro, “Cleopatra” (2003) dirigida por Eduardo Mignona o “En ninguna parte” (2005) dirigida por Miguel Ángel Cárcano, entre otras.

También ha trabajado en diversas series de televisión, desde clásicos televisivos como “La Regenta” o “El Quijote de Miguel de Cervantes” hasta series más actuales como “Cuéntame”, “7 vidas” o “El grupo”. Incluso ha compartido protagonismo con su hijo Ernesto Alterio, en la serie hispanoargentina “Vientos de agua«. A parte de su hijo, su hija Malena Alterio también se dedica al mundo de la interpretación. Los tres coincidieron en la película “Entre nosotros” (2005).

En teatro, las últimas obras de las que ha formado parte han sido “Dos menos” de Samuel Benchetrit y dirigida por Oscar Martínez, “Yo, Claudio” de Robert Graves y “La sonrisa etrusca” de Juan Pablo Heras, estas dos últimas bajo la dirección de José Carlos Plaza.

A lo largo de su carrera interpretativa, Hector Alterio ha recibido numerosos premios. En 2004 fue galardonado con el Goya Honorífico por su larga y extraordinaria carrera cinematográfica y en 2010 recibió el Cóndor de Plata a su trayectoria, entre otros.

Su personaje en la serie

Ventura,  uno de los refugiados del hotel YouHao. Cuando se produjo el cataclismo, se quedó encerrado junto con su nieto Ratón en una de las plantas superiores del edificio, de donde ambos fueron rescatados días después.

Ventura es un señor de avanzada edad de carácter amable, amistoso y positivo: siempre ve lo bueno de cada situación, incluso en el fin del mundo. Su obsesión es cuidar de su nieto Ratón y que sea feliz. Ventura ve en la llegada del Estrella Polar y su tripulación una oportunidad única de abandonar el edificio con su nieto. Sin embargo, hay un secreto que Ventura guarda: no es la primera vez que ha estado en el Estrella Polar.