Información » Personajes » Ramiro Medina

“Puedo hacer lo mismo que cualquiera”

Ramiro tiene una malformación en la pierna que le produce una cojera permanente. Desde niño ha estado atado a un par de muletas que le han diferenciado del resto de sus compañeros, pero él ha luchado toda su vida por no subrayar esto. No quiere sentirse diferente.

Gracias a su novia, se ha centrado en mejorar y en superarse. Ella le animó a enrolarse en el “Estrella Polar”. De hecho, ha tenido que luchar en los juzgados para poder estar aquí, ya que en un principio fue rechazado.

Es un hombre romántico, sincero, pasional, con gran sentido de la justicia, inteligente y que encara los problemas con gran decisión, sobre todo cuando un compañero está en apuros.

Interpretado por David Seijo.

Primera temporada

Tras varios meses de juicios, Ramiro consiguió ser admitido como un alumno del Estrella Polar (sin que su cojera supusiese ningún impedimento) para realizar un viaje de aprendizaje de dos meses de duración. Tras despedirse en el puerto de su novia Pilar, embarcó en el Estrella Polar pese a las insistencias de su novia de que no lo hiciese, ya que no tenía que demostrar nada a nadie. Una vez en el barco, recibió un SMS de Pilar diciéndole que le había dejado. Como no conseguía contactar con ella a través del teléfono móvil, se montó en una barca, en compañía de Estela, y fue en dirección contraria al Estrella Polar en busca de cobertura. Al final consiguió hablar con su novia quedándose más tranquilo al saber que todavía le seguía queriendo y le iba a esperar. Sin embargo, la tormenta que originó el cataclismo les sorprendió a Estela y a él en alta mar, por lo que Ulises tuvo que rescatarles.

Desde el principio, Ramiro se negó a creer que la superficie terrestre hubiese desaparecido, y por tanto siguió aferrándose a la posibilidad de que su novia Pilar estuviese viva. Este es uno de los motivos por los que rechazó iniciar una relación sentimental con Estela, una de las alumnas que se sentía bastante atraída por Ramiro.

Consiguió acceder a la caja negra del avión que cayó al mar. Haciendo uso de su ordenador, escuchó todas las grabaciones registradas en ella y fue tachando en un mapa todas las zonas que, a juzgar por lo que oía, habían dejado de existir. Cuando llegó a la Península Ibérica se dio cuenta de que ésta había desaparecido, perdiendo toda esperanza de que su novia estuviera viva. Sin embargo descubrió una en la que parecía dar evidencia de que aún existía tierra en una isla cerca de Argentina. Enseguida comunicó su descubrimiento al resto de sus compañeros, que recibieron la noticia entusiasmados.

Posteriormente Ramiro (gracias a que Gamboa le dijo que se había enterado de que tardarían años en alcanzar tierra y que es una tontería seguir haciendo caso al capitán) se dio cuenta de que el capitán no les estaba contando la verdad desde que embarcaron en el Estrella Polar ya que al entrar en el camarote del capitán y sustraer el cuaderno de bitácora pudo comprobar que la información que le había dado Gamboa coincidía con lo que Ricardo Montero había escrito. Cuando tuvo la ocasión, arremetió duramente contra el capitán para que les dijera de una vez la verdad a todos los tripulantes pero, ante la imposibilidad de conseguir algo por sí sólo, hizo una especie de alianza secreta con Gamboa.

Tras la desaparición de Gamboa en alta mar, fue él el que exigió al capitán que juzgara a Ulises por el asesinato de Gamboa, según las reglas de la ley del mar. Para evitar una rebelión, el capitán accedió a la petición de Ramiro, deteniendo a Ulises para que pudiera ser juzgado al día siguiente. Antes de la celebración del juicio, Ramiro sustrajo del camarote de Gamboa todas las fotos con las anotaciones donde aparecía Ainhoa, los pasaportes falsos, etc. Esto facilitaría las cosas a Ramiro en su afán de poder culpar fácilmente a Ulises ya que el testimonio de éste último no sería verificable. Sin embargo, Ramiro no consiguió su objetivo, al no tener pruebas reales en su contra ya que el hecho de alegar que Ulises y Gamboa se habían peleado días atrás no significaría que le haya matado. Por ello, instó a que declarara Ainhoa y le preguntó varias veces si estaba enamorada del polizón. Para evitar que la situación se complicara, Ulises cambió su testimonio autoinculpándose del asesinato de Gamboa, siendo retenido en las bodegas del barco.

Pero Gamboa fue localizado y traído de vuelta al Estrella Polar. Este hecho supuso la puesta en libertad de Ulises lo que provocó el enfado de Ramiro. Cuando Gamboa estaba recuperándose en la enfermería, Ramiro fue a hablar con él. Le dijo que le había utilizado y mentido desde el primer momento y que escondió lo que encontró en su camarote para que Ulises no pudiera defenderse en el juicio. Ramiro le exigió que le contase quién era y por qué tenía todo eso entre sus cosas. Gamboa le respondió que no podía contarle nada pero que siguiese sus reglas y continuara confiando en él.