Información » Personajes » Pedro Gironés (Piti)

“Puede que el mundo se haya ido a la mierda, pero eso significa que se nos van a rifar las tías”

Su instrucción marinera le importa poco, él lo que quieres es ligar y eso lo deja claro desde el principio. A la hora de la verdad, no se come un rosco porque se le ve venir a la legua. Tiene un millón de sesudas teorías sobre como llevarse a una tía a la cama, sólo que ninguna de ellas le funciona.

En el fondo es bastante vulnerable, algo que posiblemente despertaría más la ternura de las chicas que su pose de chico duro.

Interpretado por Javier Hernández.

Primera temporada

Piti es un alumno que embarcó en el Estrella Polar para iniciar unos estudios que, en principio, iban a tener unos dos meses de duración. En el barco, comparte camarote con Ramiro y Palomares.

Al principio del viaje, una de sus bromas le jugó una mala pasada. Gamboa vio como Piti desabrochó la parte de arriba del bikini a Ainhoa y, tras echarle la bronca, se burló de él pegándole un chicle en la frente (al igual que hizo De la Cuadra cuando pilló a Piti mascando chicle antes de zarpar). Piti quiso vengarse de Gamboa y lo que hizo fue echar pegamento a un muñeco que éste utilizaba en sus clases de supervivencia. Durante la explicación, Gamboa cogió el muñeco por detrás y se depiló accidentalmente el pecho. Tras esto, Gamboa castigó a Piti obligándole a limpiar el suelo de la clase. Mientras Piti realizaba el castigo, Gamboa apareció e introdujo la cabeza del alumno dentro del cubo que estaba utilizando para limpiar. Gamboa le dijo a Piti que se trataba de unas clases particulares de apnea y le dijo que no iba a tolerar más sus bromas. Piti, tras hablar con Ramiro y Palomares, decidió entrar en el camarote del profesor para buscar algo con lo que pudieran chantajearle o expulsarle del barco. Así descubrieron tres pasaportes falsos y cuando se disponían a marcharse llegó Gamboa, que sorprendió a Piti. Palomares y Ramiro, que estaban escondidos, intentaron grabar con el móvil las amenazas del profesor hacia Piti pero al final ninguno de sus móviles funcionaba correctamente y también fueron descubiertos. La intervención del capitán, que pasaba por allí, evitó que Gamboa cometiese una locura.

Pronto se sintió atraído por los encantos de Estela y así se lo hizo saber a la joven mediante un mensaje morse que le envió al golpear una de las tuberías con una moneda. Pero Estela creyó que el autor de ese mensaje había sido Ramiro y, usando la misma técnica, le dijo a el que también le gustaba. Ambos se vieron después las caras en el comedor. Estela le dijo a Piti que había quedado con Ramiro y éste, para no fastidiar la ilusión de la joven, le dijo que a Ramiro le gusta ella mucho pero que se siente un poco indeciso ya que si salía con ella sería como ponerle los cuernos a la novia que dejó esperando en tierra.

Después Piti le comentó a Ramiro que Estela sentía algo por él pero Ramiro todavía seguía creyendo que su novia Pilar seguía viva. Entonces Piti, tras convencer a Julia Wilson, organizó una sesión de citas rápidas en el club alegando que con el fin del mundo tenían que conocerse todos y confiar los unos en los otros. Lo que pretendía realmente era que Ramiro le contase a Estela la verdad, para que posteriormente él pudiera decirle a la joven todo lo que sentía por ella. Todo sucedió según lo planeado y Piti se ganó el cariño de Estela.

En el último turno de las citas rápidas, Piti se encontró con Vilma y ésta le confesó que quería abortar. Piti reaccionó convenciéndola de que no tomase esa drástica decisión por muy mal que estén las cosas fuera y, para reconfortarla, le contó que él perdió a su hermano en un accidente de tráfico y que su padre le abandonó cuando tenía 15 años.

Una de las veces que Piti bajó a la enfermería vio a Vilma a punto de tomarse una pastilla (en realidad era para aliviar las nauseas de su embarazo) y creyó que ésta se iba a suicidar o provocar un aborto. Simulando a Vilma, se metió varias pastillas en la boca y le dijo a la joven que él también se suicidaría si ella lo hiciese. Vilma le comentó que no sabía qué hacer con su embarazo ya que su futuro bebé no tenía padre. Piti terminó ofreciéndose como futuro padre de la criatura.

Pronto le asaltaron las dudas de si era buena idea eso de ser padre tan joven. Pero Vilma le explicó que su comportamiento, aunque algo infantil, era la razón por la que le gustaría que él fuera el padre ya que en los momentos difíciles fue capaz de levantar a todos la moral con sus chistes o con sus citas rápidas.

Pero Piti también vivió uno de sus peores momentos cuando el Estrella Polar se quedó encallado en una montaña submarina. Y es que Piti se quedó atrapado junto con Ricardo y Julián en las bodegas del barco, sin posibilidad alguna de salir y con la misión de abrir una de las paredes para inundar la bodega y dos compartimentos contiguos. Con esto pretendían reequilibrar el barco a medida que subiera la marea y así poder continuar con la travesía. Piti tenía miedo y recibió el consuelo de Ricardo y de Julián, siendo consciente de que con su muerte podría salvar lo que queda de humanidad. Al final Ulises ideó una maniobra arriesgada para poder sacar el barco y que no murieran ahogados ninguno de los tres.

Al principio Vilma no parecía interesada en Piti ya que sólo lo veía como el futuro padre de su hijo, pero al final se replanteó las cosas sintiendo algo por el. Pero el comportamiento de Piti hizo que saltaran chispas entre ellos y que su relación estuviera marcada por momentos de tensión que, por suerte, se solucionaban siempre satisfactoriamente. Por ejemplo, cuando Vilma pilló a Piti manteniendo una relación sexual con Estela o cuando éste hizo un comentario despreciativo hacia Vilma mientras creaba en su ordenador a la mujer ideal a partir de las fotografías de las chicas del barco. El primero de los casos acabó en una fuerte pelea entre Vilma y Estela. Todo surgió porque Estela creyó que Vilma no estaba interesada en Piti y porque ésta última no tenía a nadie en quién apoyarse. Piti lo solucionó confesándole a Vilma que cuidaría de ella y que nunca la iba a dejar sola. Para ganarse el perdón de Vilma en la segunda situación, Piti construyó una bañera improvisada con un bidón de plástico en la que ambos terminaron bañándose.

Fue tras sufrir una disfunción eréctil cuando Palomares le hizo ver a Piti de que eso que le estaba ocurriendo era porque estaba enamorado de Vilma. Precisamente Palomares también se ha cruzado en el camino de Piti, quién ha aprovechado los momentos de bajón que había entre Piti y Vilma para ganarse la confianza de esta última y poder cuidarla. Lo que empezó como un espontáneo beso de Palomares a Vilma celebrando la existencia de más supervivientes fuera del Estrella Polar derivó en un duelo a los dados entre Palomares y Piti, quien se había enfadado al presenciar aquella escena. Al final de la partida Piti perdió la paternidad de su futuro bebé (eso era lo que se jugó con Palomares) y Vilma, que fue testigo de todo, acabó enfadada con los dos. Ambos contrincantes le pidieron perdón a la chica y Piti le confesó a Vilma que estaba realmente enamorado de ella.

Junto con Burbuja y Palomares descubrió el camarote número 31 y todo lo que se encontraba en su interior. Piti también le dio a Ulises una serie de consejos para ayudarle a conseguir el amor de Ainhoa.