Información » Personajes » Roberto Cardeñosa (Burbuja)

“Cuando se me quite la burbuja de la cabeza quiero ser capitán de mi propio barco… o si no, vendedor de globos en la plaza Mayor”

Era un marino de gran proyección cuando sufrió un accidente de navegación que le causó importantes lesiones. Una burbuja se le quedó alojada en el cerebro y mermó sus facultades intelectuales, dejándole con la personalidad de un niño de 8 años.

Tiene una relación especial con De la Cuadra, que se siente culpable por aquel accidente y se lo lleva allá donde va. Es el pinche de cocina de Salomé, que le trata como a un hijo.

Su inocencia infantil y carácter soñador, se mezclan con su enorme tesón y sus ganas de hacer algo en la vida a pesar de sus limitaciones. Le gustaría hacer grandes cosas, aunque es el primero en ser consciente de que algo no va como antes dentro de su cabeza. Aunque es algo lento en la mayoría de las ocasiones, para otras cosas resultará ser el más listo de la tripulación.

Interpretado por Iván Massagué.

Primera temporada

Roberto Cardeñosa (el verdadero nombre de Burbuja) era un hombre con una vida normal, con estudios universitarios y que tenía una novia llamada Mari Mar con la que quería casarse en un futuro. Ambos eran muy felices, incluso cuando a Roberto le notificaron que había sido aceptado para trabajar en Ginebra (Suiza) en un proyecto bautizado como el proyecto del acelerador de partículas o proyecto Alejandría. Ese fue un momento importante en su vida, pero el hecho de aceptar aquel trabajo hizo que cambiara su personalidad. La propia Mari Mar se dio cuenta de esos cambios y le pidió a Roberto que abandonase aquel trabajo pero éste desistió a hacerlo. Entonces Mari Mar, entre lágrimas, rompió la relación de amistad que mantenía con Roberto devolviéndole el anillo que éste la había regalado. Pero la cosa no se quedó ahí ya que Roberto también tuvo que hacer frente a dos de los hombres que trabajaban para el proyecto (uno de ellos era Philippe) porque sabían que llevaba consigo una carpeta roja en la que posiblemente hubiese información sobre el proyecto del acelerador y que les comprometía de alguna manera. De ahí que fuese perseguido y tuviese que correr por las calles para esquivar los disparos. Roberto logró esconderse para que los dos hombres no le vieran pero le amenazaron diciéndole que iban a ir a por su novia Mari Mar. Roberto terminó escondiendo la carpeta en el Estrella Polar, permaneciendo oculta tras un cuadro.

Ahora Burbuja es un marino a bordo del Estrella Polar que, por culpa de un accidente en el que se le quedó una burbuja alojada en el cerebro, tiene la mentalidad de un niño pequeño. Fue consciente de que la Tierra había desaparecido al no poder ver la televisión ni navegar por Internet y además, escuchó parte del mensaje que Philippe le dejó grabado a Julia Wilson dentro del ordenador que había en la caja número 23. La científica se percató de su presencia, le convenció para que no dijese nada a nadie y le ofreció ser su ayudante en el laboratorio, algo que Burbuja aceptó de buen agrado.

A pesar de tener disminuida ciertas capacidades intelectuales se preocupa y ayuda a los demás. El fue el que cogió el arpón para matar a la cría de pez abisal que atacó a Vilma en el mar, ahuyentó a la bandada de pájaros negros que acechaban el barco poniendo el canto del halcón peregrino, evitó que la criatura marina de grandes dimensiones se acercase al barco ya que devolvió al mar la cría del pez que atacó a Vilma, rescató a Ulises cuando éste se encontraba en medio de la niebla tóxica, hizo que Ricardo y De la Cuadra se reconciliaran tras una discusión e incluso consiguió contactar por radio con el capitán Hopkins quien le pidió ayuda urgente al capitán. También se encargó de que el capitán retomase de nuevo el control del barco ante las situaciones que estaban viviendo (éste había delegado en Ulises como alcalde). Para ello manipuló los mandos haciendo que el barco girase en círculos, colocó imanes para que las brújulas señalaran en todas direcciones e incluso cambió las horas de los relojes haciendo que amaneciera más tarde. Todos creyeron que esto último lo hizo Gamboa para ocultar el asesinado del alumno Eduardo Martínez, pero al final Burbuja lo confesó todo.

Además, de manera casual junto a Valeria (con la que Burbuja pasa parte de su tiempo) consiguió ganar tiempo y frenó los planes de Gamboa cuando éste y los alumnos se encontraban amotinados en el comedor y el profesor de supervivencia apuntaba con una pistola al capitán. Lo hicieron después de encontrarse a la cría de un cerdito en las bodegas del barco. Los dos quisieron bautizarla y ponerla un nombre para que se convirtiese en mascota y nadie se la comiera. Palomares, que se encontraba en el comedor entre los amotinados, bautizó al cerdito con el nombre de Señora Chip. Esta ocurrencia hizo que Gamboa dejase de apuntar con la pistola a Ricardo y permitió que Ulises y De la Cuadra (quienes estaban buscando la caja negra de un avión comercial que se estrelló en el mar) regresaran a tiempo al barco y pararan los pies a Gamboa.

Lo único que parece perturbarle a Burbuja son los recuerdos de ciertas escenas de su pasado. Tras golpearse la cabeza y recordar algunos hechos fue a preguntar a Salomé (al que ella considera como un hijo) y la cocinera negó que tuviesen alguna relación con la realidad, alegando que se trataría de un sueño que había tenido. Pero Burbuja insistió en el tema y encontró, en una caja que escondía Salomé, evidencias de que sus recuerdos eran reales (entre esas evidencias había una foto de él junto a Mari Mar). Burbuja fue consciente de que Salomé le había mentido y se enfadó con ella. Pero esta no era la primera vez que la cocinera le mintió ya que cuando Burbuja le preguntó si era listo antes de sufrir su accidente, Salomé le dijo que no lo era a pesar de que ésta sabía que se graduó en la Universidad de Harvard. Burbuja quiso seguir recordando su pasado y para ello se metió en un traje de buzo y aumentó la presión atmosférica para recrear las mismas condiciones de su accidente. A pesar de estar al borde de la muerte, el experimento dio resultado aunque después de ser liberado prefirió quedarse con el presente por temor a la posibilidad de desenterrar malos recuerdos.

Junto con Piti y Palomares encontró el camarote número 31, en cuyo interior se encontraban los cadáveres del capitán Zúñiga y parte de aquella tripulación que murió como consecuencia de la llamada gripe española. Junto a los restos óseos del primer capitán del Estrella Polar encontraron un maletín que perteneció a un hombre de Liverpool y que contenía antiguas cartas de navegación. Burbuja fue a mostrárselas al capitán pero se encontró con Julia Wilson. La científica descubrió que en una de las cartas estaban señaladas las siete simas, en una de las cuáles se encontraba el barco durante el cataclismo. Julia le dijo a Burbuja que la dejase estudiarlas a fondo y que después se las enseñaría al capitán ya que podría darse la posibilidad de que en las otras fallas hubiese gente que haya podido sobrevivir a la catástrofe. Al final hizo justo lo contrario y las escondió.

Gracias a Burbuja, los tripulantes del Estrella Polar han salido sanos y salvos de algunos de los graves peligros a los que se han tenido que enfrentar. En alguna ocasión llegó incluso a ser vitoreado y aclamado como un auténtico héroe.