Zona El Barco

Bitácora del Estrella Polar 3×14: El Piti que se infiltró y la espía que me traicionó


Tras el increíble episodio de El barco que hubo el jueves y para intentar que la espera al siguiente sea más corta, os traemos una nuev página del cuaderno de bitácora del Estrella Polar, escrita, como siempre, por Andrea (del blog Epic Us) desde su particular punto de vista.

Ayer se emitió un nuevo episodio de El barco (y ya sólo quedan dos para el final T0T) y me ha parecido una auténtica pasada de principio a fin. En serio, ha molado un montón y ha tenido de todo: acción, detalles de los que me molan, información, la trama ha avanzado… Vamos, que estoy encantadísima con él, así que, ea, voy por tramas, como siempre.

Empiezo con los niños, resumiéndolo todo lo posible, porque ha sido de relleno, aunque ha tenido sus momentos. La cuestión es que Valeria está molesta porque cree que su padre no le dejará bajar a tierra ni para darle un beso a Ainhoa, así que a Ratón se le ocurre que podrían adelantarse. El problema viene cuando deben dejar cosas de su equipaje en el Estrella y acaban peleándose por quién es el capitán. A Valeria se le ocurre que el primero que consiga un parcha, será el capitán… Y, claro, el único parche que hay lo tiene Rodolfo. Jo, niños, qué valor.

¡La bañera de BricoPiti permanece!

Los dos enanos van al camarote de Rodolfo e incluso encuentran el parche, aunque acaban peleándose por él… Y lo rompen. Entonces aparece Gamboa, que les dice que, cuando algo se rompe, alguien debe pagar por ello. A mí me dice eso Gamboa y llego a la isla corriendo por el mar, lo juro. Rodolfo amenaza con tirarlos a los tiburones, salvo que le cuenten lo sucedido, así que ellos lo hacen. Menuda psicología infantil. Rodolfo le está haciendo la competencia a Mimosín, xD.

Rodolfo, para sorpresa de los niños, apoya su idea, así que a la mañana siguiente se disponen a salir. Entonces, Rodolfo les pregunta si se han puesto la vacuna del marinero, cosa que no han hecho. Gamboa la ha traído… Y menuda jeringuilla, por cierto. De hecho, es tal que los dos enanos deciden olvidarse del viaje. Dios, Rodolfo, qué genial eres cuando estás con críos :3

Supernanny… ¿Qué digo? Mejor incluso.

Por otro lado, El Capi ha tenido que hacer frente a un nuevo drama: Valeria no necesita los ruedines de la bici, de ahí que llame a Ainhoa vía walkie para desahogarse un poquillo. Ainss, echaba yo de menos la relación paterno-filial, ¿eh? Después, va a la cocina, donde encuentra a Ventura con el diario del capitán Zúñiga y Ventura dice que lo reconoce porque su padre lo escribía todas las noches. ¡Hostia puta! No escuchaba una declaración de ese tipo desde Star Wars. OMG. ¡Sabía que era alguien! Aunque, bueno, nunca imaginé que sería… ¿Ventura Zúñiga? Coño, menudo nombrecito.

Entonces vemos en un flashback a mini-Ventura con su padre, a quien le pregunta quién es el hombre de Liverpool. El primer Capi le dice que no sabe nada, ni le importa y que no vaya haciendo preguntas; de hecho, le dice que sea discreto porque están en plena segunda guerra mundial. ¡Hombre, los nazis, ya tardaban en salir! ¿Ventura tendría un hermano llamado David Almansa en un campo de concentración? Porque las fechas me cuadran, ¿eh?

El Capi no termina de creerse la historia y apunta que no fue casualidad nada de lo que hizo. Cuando le acusa de mentir, Ventura dice que no ha mentido y que, precisamente por conocer el Estrella tan bien, pudo colarse como polizón. El Capi le pregunta que si sabía lo que iba a ocurrir, el Proyecto Alejandría… Pero Ventura se sale por la tangente y le promete que al día siguiente le contará por qué siguen vivos. Entonces, recuerda como la enfermedad que acabó con casi toda la tripulación, empezó a afectar a los marineros del Estrella.

En el presente, a la mañana siguiente, Ventura le enseña un escondite secreto dentro del camarote del Capi, donde hay una vieja caja. Dentro hay una página del Proyecto Alejandría. Flipa. Ventura explica que la primera vez que escuchó hablar de él fue a los nueve años, cuando su padre trajo la maleta del hombre de Liverpool que, claro está, él cotilleo. Yo eso lo respeto mucho, yo también lo habría hecho.

“Querido doctor Wulf, aquí le adjunto los planes para la dominación mundial. Firmado: la Coca-Cola.”

Para que no digáis que no mete cosas importantes, capturilla de la foto. ¿Será relevante?

Resulta que el Proyecto fue ideado para evitar una catástrofe nuclear porque los nazis estaban a punto de obtener la bomba atómica. Había siete barcos, en cada uno habría un grupo de jóvenes elegidos, además de, en la tripulación, un militar, un médico y un cura (Palomares es joven y cura, ¿será El Súper Elegido?), además de recursos para ser auto-suficientes, lo que aseguraba la posibilidad de empezar de cero.

Ventura explica que así como en 1940 (cuando se ideó el Proyecto) el miedo era una catástrofe nuclear, después fue el acelerador de partículas, pero que él desconocía eso, que sólo era un niño que quería hacerse mayor. Entonces recuerda a los enfermos del Estrella y como su padre se despide de él porque está enfermo y se va a emparedar junto a los demás en el camarote 31. Jo, pobrecito mini-Ventura, me ha dado mucha pena la escena, sobre todo cuando le decía que quería estar con él y tal. Ainss.

En el presente, el Capi comenta lo difícil de creer que le resulta todo eso, pero Ventura le hace ver que cosas más increíbles han vivido. Pero, eh, Ventura, no has explicado cómo acabaste en el hotel, querido. Seguro que conoció a Roberto, estoy segura de eso, de ahí que acabara en el hotel, salvándose. En ese momento, El Capi escucha algo, sale a cubierta y, ¡hostias!, ve un avión cruzando el cielo.

Gamboa (cantando): Volando voy, volando vengo, vengo…

 Capi: ¿Estás practicando para Tu cara me suena?

 Gamboa: Hombre, ahora que nos cierran el chiringo, algo tendré que hacer para promocionar las gambas, que el calvo ese de Telecinco me hace mucha competencia.

Para acabar las tramas de la parte del Estrella, voy con la protagonizada por Julia. La doctora está bebiendo, cómo no, Coca-Cola, cuando Burbuja le da un regalo: un álbum de boda muy chulo. Julia se lo agradece con un beso y con una invitación a, ¿adivináis?, ¡sí, Coca-Cola! Burbuja la rechaza y se va, despidiéndose con la mano, lo que provoca que Julia se ponga a recordar…

Roberto y ella están en el parque vestidos de fiesta y, de hecho, ella lleva un pedo de los que hacen época. Julia se está quejando del proyecto porque está prohibido enamorarse de un compañero y no le parece justo. Eso sí, como va más pedo que Alfredo, además de hacer eses suelta perlas del tipo “QUE VIVA EL AMOOOR”. Dios, la Wilson borracha es lo más. Por favor, que en la isla se lleve a Ricardo de copas, que eso tiene que ser digno de ver.

“Arriba las manos, deja a Marimar. ¡Que te matoooo!”

Momento “¡QUÉ VIVA EL AMOOOOR!”

Por Cas, qué grande es la doctora borracha. Que alguien le emborrache en los dos episodios que quedan.

Por la noche, de vuelta en el presente, Burbuja está en la sala de mandos y Rodolfo le pregunta si ha descifrado los papeles de la carpeta roja. Burbuja dice que no es tan fácil y Rodolfo le dice que debe hacerlo antes de que llegue el padre de Estela, Alexander. Me uno a la pregunta generalizada en tuiter de si Alexander tiene que ver con Proyecto Alejandría. Al fin y al cabo, Alejandría se llama así en honor a su fundador Alejandro Magno, ¿no? Vamos, que me imagino que ahora Alexander quiere repetir la historia cambiando “ciudad” por “mundo”.

Sigo, sigo. Como Burbuja le pregunta quién es, Rodolfo le dice que la pregunta importante es quién es él para Alexander y, al parecer, era el enemigo público número uno. Burbuja alucina porque, claro, él no tiene enemigos y Rodolfo le acaba diciendo, con publicidad de por medio, que uno de sus amigos le vendió.

Al mismo tiempo, Julia está despierta y vuelve a recordar. Por la mañana, está resacosa sentada en un banco con Roberto. Éste le explica que el Proyecto se está yendo a la mierda, que él quería hacer un mundo mejor y que se van a cargar el mundo por dinero. También le explica que los tiene cogidos por los huevos porque el proyecto estará parado hasta que consigan la famosa carpetita roja. Entonces se despiden con Roberto diciendo que no les tiene miedo porque, qué van a hacer, matarle y va Julia y lo vende vilmente. Me abstendré de decir lo que he dicho al ver confirmados mis temores, xD.

Cómo me gusta Roberto :3

Al día siguiente, Julia recuerda otra vez. Le dice a Roberto que saben que tiene la carpeta roja y que confíe en Gamboa. Y ese, señores, es el peor consejo de la historia. Lo peor del caso es que Julia es una cínica y una inocente al mismo tiempo porque 1) esgrime la amistad hacia Roberto durante todo el flashback; 2) ¿de verdad creías que Rodolfo no le iba a hacer nada? Seriously? Coño, Julia, que se supone que eres inteligente, contra.

En el presente, invita a Burbuja a una Coca-Cola y le da las gracias por el regalo, pero también por todo: salvarlos, ser su amigo… También le pide perdón por todas las veces que le ha fallado y Burbuja le dice que ella nunca le ha fallado, ni el Capi, ni el Tito, ni los chicos porque son sus amigos y los amigos nunca se fallan. Jo, esta mujer debe de tener una culpabilidad encima que… Bueno, no se me ocurre ningún símil adecuado.

A todo esto, en la isla, mejor dicho, en la casa, Ainhoa está curando las heridas de Max Lenguadeplata, que no sabe cómo contar lo sucedido y encima cree que no le van a creer. A todo esto, Piti está calentando agua cual vieja en un parto para prepararle un baño y se ha puesto ropa que encontró en la casa y que Max reconoce como la que llevaban Los Otros. Max también dice que deben reunirse con los demás para decidir cómo defenderse y en ese momento llama El Capi y Ainhoa le edulcora la situación (y con eso me quedo corta) para no preocuparle hasta que llegue.

Ainhoa ejerciendo de enfermera… Y, digo yo, ya puestos podrían jugar a los médicos, ¿no?

 (Tengo un don para los chistes malos, si lo sé, xD)

Después, Piti aprovecha que se queda a solas con Max para ejercer de señora Francis: le dice que él (Max) está loco por Ainhoa y que ésta le responde. Max flipa un poco con el consultorio sentimental de Piti, aunque escucha su súper teoría: si le cuenta un chiste malo y ella se ríe, es que hay tema. ¿Os dais cuenta de que Piti es el Barney Stinson español? ¡Tiene teorías para todo! xD. Bueno, por cierto, Ainhoa dice de ir a por los demás al campamento, pero Piti es muy caballeroso y decide ir él para dejar a estos dos solos. ¡Dios, Piti, cómo te quiero, seriously!

Al rato, Piti contacta con Ainhoa vía walkie y el toma el pelo al Piti style, señalando cosas como que se dieron un baño juntos y tal. Max Lenguadeplata lo oye todo, así que empiezan a hablar en plan distendido sobre hombres, mujeres, amor y esas cosas, mientras se miran de una forma muy mona. Ainss, mi patata.

Por la noche, se reparten la cama y el sofá para dormir y Ainhoa, de paso, se desahoga con Max. Éste cree que lo que de verdad le preocupa es el reencuentro con Tonteo, pero Ainhoa no dice nada y se va a la habitación a dormir. No obstante, ninguno de los dos parece caer en brazos de Morfeo y, al final, Max acaba contándole un chiste malo, pero malo de cojones a Ainhoa. Max se queda esperando con cara de pazguato, aunque al final Ainhoa se ríe y a él se le ilumina la cara. Jo, en serio, cómo me mola esta trama.

Qué contento se pone Max. Ainss, qué bonito. Deberían dejarse de tanto tórtolos y dejar a Ainhoa con Max.

Más tarde, cuando ya duermen, Kaa se cuela en la cama de Ainhoa y, claro, ésta se despierta y sale petada al salón. Max a ir a por ella, pero Ainhoa prefiere dejarla en la habitación, por lo que el chico se resigna a dormir en el suelo. Ella le pide que no le haga la del Titanic y lo acaba convenciendo para compartir el sofá. Eso sí, un movimiento en falso y Max se nos va al suelo. Ainhoa le pide que nada de chistes malos, aunque le acaba dando las gracias. ¡Son más monos!

A la mañana siguiente, mientras suena de fondo Ultraligero de Pol 3.14, vemos que Ainhoa y Max se han girado durmiendo y están frente a frente. Debería quejarme de que es casi imposible que Max siga ahí tumbado, pero no lo voy a hacer porque me parece una escena preciosa. Max se despierta y se queda mirando a Ainhoa con cara de enamorado, mientras recuerda cómo la conoce y tal. Y, la verdad, entre la canción, la iluminación, que Jan Cornet está jodidamente guapo (bueno, él lo es, pero es que en este episodio tiene el guapo subido el tío) y que lo hace súper bien, yo estoy casi levitando. Eso sí, mierda de serpiente que nos corta el rollo.

En serio, MUERO de amor.

Tras decirle a Ainhoa que duerma un poco más, Max ve pasar al avión y, curiosamente, no me parece demasiado sorprendido. Lo que hace es soltar unas tablas del suelo (a lo Lane Kim, xD) y sacar una escopeta con sus cartuchos correspondientes. ¿Y esto qué significa? ¿Max = Rambo? ¿Nos enteraremos de lo que le ha pasado a Max?

Y para terminar, me he reservado a Piti porque él lo vale. Mientras él se dirige al campamento pertrechado con la pistola y el walkie que le ha dado Ainhoa, El Tito y Salodriel están en pleno intercambio psíquico porque él cree que Tonteo no está en el Estrella. Y, de repente, ¡aparecen los chunguitos enmascarados! Los chunguitos (en serio, ¿por qué llevan máscaras? ¿Para no oler los pinos plantados?) preguntan por Gamboa y, a falta de respuesta, le sueltan una hostia al Tito que lo dejan tonto. Eh, con El Tito menos, ¿eh? Grrr ¬¬U

En esas, Piti llega al campamento justo para ver como Los chunguitos tienen a los demás como rehenes. Éstos cometen el fallo de elegir a Vilma como víctima. ¿Va a permitir Piti que le hagan daño a Vilma? Pues claro que no, así que se presenta ahí con una seguridad nunca vista en él y dice ser Gamboa para flipamiento de sus amigos. ¡Con un par! Y encima lo hace por amor (y justo antes Ainhoa y Max hablando de hacer cosas por amor, jujuju).

“Yo soy Gamboa (y a Vilma no se le toca)”

 Y la mirada que pone, OMG.

Y Vilma le mira así, ainss.

La chunguita gabacha no le cree, pero Piti lo peta haciéndose pasar por Gamboa (la cara que se le queda a Vilma es muy brutal), así que al final se lo creen. La chunguita gabacha le informa que hace cuatro días que no contactan con el submarino y que las órdenes son esperar a que esté el grupo entero para retenerlos. Por eso, Piti ordena que se reúna a los rehenes en un círculo… Y las miradas que se intercambian Piti y Vilma son fucking awesome, en serio. Mucho amor veo yo aquí.

Por la noche, los chunguitos están durmiendo con sus máscaras (¿quién quiere un peluche teniendo una máscara?) y Piti aprovecha para contactar con Gamboa. Éste le dice que si le echa de menos… xDDD, Gamboa, qué bueno eres. Piti le explica la situación, confirmando que lo hizo por Vilma (jijiji) y le pide ayuda para mantener el teatrillo hasta que lleguen.

Chunguitos (hablando en sueños): ¿Eres mi mamá?

 Piti: Joder, ya que duermen con eso, podrían aislar los ronquidos…

Rodolfo le dice que le pegue un tiro a uno de los suyos porque es lo que él haría. Pero, a ver, Rodolfo, ¿le pegarías un tiro así, sin excusa alguna? Piti, evidentemente, no está muy por la labor, pero Rodolfo le insiste en que el tenerlo infiltrado es la única opción que tiene. Bueno, Piti, tú piensa que ya le disparaste a Ramiro, algo de experiencia tienes.

Al día siguiente, llega el momento de la verdad para Piti, que va junto a los rehenes walkie en mano. Lo deja junto al Tito, pidiéndole perdón. Éste le pregunta el qué siente, pero entonces Piti le apunta con la pistola y, entonces, El Tito parece entender de qué va el asunto, pues le dice que lo haga. Sin embargo, cuando va a disparar, la gabacha lo detiene diciendo que Alexander los quiere vivos y Piti se excusa diciendo que El Tito tenía un walkie.

Y en ese momento ven pasar el avión y la gabacha flipa (a mí me flipa que ella lo haga) y decide que algo ha salido mal, así que se olvidan de los rehenes y se van. Lo malo es que le dicen a “Gamboa” que se vaya y el pobre Piti, tras pedirle permiso/esperar ánimos de Vilma, acaba marchándose con ellos. Oye, que me dejáis a Piti solo ante el peligro, ¡que le van a pillar! Ay, ay, mi pobre Piti

Ainss, esas miradas y Vilma dándole ánimos, en plan creo en ti. Si es que eso es amor.

Eso es todo por hoy. El siguiente también pinta muy interesante, con el pobre Piti siendo descubierto, la mayoría atrapados en una casa y siendo tiroteados (¿de qué me suena eso?) y, sobre todo, el que crean que Ramiro está enamorado de Gamboa. ¡Ja! Yo ya lo venía diciendo, ¿eh? Esa manzana tentadora en la mano de Gamboa era algo, ¡lo sabía! xDDD. Eso sí, lo malo es que Ainhoa dice que no deja de ver a Ulises, espero que sea por la culpa, aunque mucho me temo que no T0T

Chuleta de motes

Como sé que para muchos es la primera vez que leéis estas crónicas y que el proceso mental que me lleva a crear un mote es retorcido, extraño y demás, he decidido adjuntar una chuleta para que sepáis cuáles son los motes de ciertos personajes y a qué vienen ;)

Ainhoa y Ulises: Los pongo juntos porque estos también son como los yogures, vienen en pack. Con sus idas y venidas amorosas, les he bautizado de varias maneras, Los tórtolos, Los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él) y siguiendo ese proceso, pues al final se quedaron con Tonteo y Lerdieta.

Capitán Montero: Bueno, a Ricardo siempre le he llamado Capi porque le tengo mucho cariño y por lo evidente, of course.

Gamboa: A Gamboa siempre le he llamado Rodolfo Langostino. ¿Por qué? Bueno, básicamente porque soy tan tonta que cuando escuché “Gamboa” por primera vez me dije: ostras, si le quitas la “o” se queda en Gamba… Una gamba en un barco con acento… ¡Rodolfo Langostino! Que conste que le llamo así porque le tengo mucho cariño al personaje, pese a ser el malo maloso.

Julián De la Cuadra: Yo siento devoción por este hombre, en serio, me encanta y me gusta verlo en plan tío de Ainhoa y Valeria, así que de ahí saqué el mote.

Max: A Max le puse mote (Max Lenguadeplata) hace relativamente poco, tras darme cuenta de su asombrosa habilidad para inventarse cuentos chinos que encima los demás se creen (las manos de pianista de Ainhoa, lo de que trabajaba como pianista…) y recordé a la protagonista de La materia oscura y me pareció muy adecuado ponerle el apellido que se gana Lyra por contar la misma clase de historias.

Salomé: Si no habéis visto La comunidad del anillo, os diré que empieza con la voz de la elfa Galadriel diciendo “El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire”, así, como con mucho misticismo, epicidad y demás. Pues bien, hubo un episodio en que Salomé se puso en ese plan y desde entonces, y porque la mujer suele ser muy sabia, la llamo Salodriel.