Zona El Barco

Bitácora del Estrella Polar 3×09: El ataque de los osos clones y los boxeadores


Tras el parón navideño, El barco vuelve esta semana y, por si con las uvas, el champagne y los regalos se nos ha olvidado cómo quedó la cosa, os traemos una nueva página del cuaderno de bitácora del Estrella Polar. Como siempre, está escrito por Andrea (del blog Epic Us) bajo su particular punto de vista.

El noveno episodio de El barco fue bastante completito y, por lo menos a mí, se me pasó volando. Vamos, que me ha gustó mucho y nos dejó grandes momentos, además nos contaron el pasado de Max y a mí eso me gustó muy, mucho ^^ Pues, nada, como siempre, voy por tramas.

Empiezo con la trama protagonizada por los dos polizones del Estrella (¿y cuántos van ya? Cuatro por lo menos) porque ha sido la más breve. Todo ha empezado cuando Salodriel se ha encontrado a Cho en la bodega y a intentarlo mandarlo a la cama, pero Cho no le ha hecho ni caso, porque ha descubierto ruidos raros y quiere saber qué es. Al final, cuando están dispuestos a ejercer de Chuck Norris, los dos encuentran a Ventura acunando a su nieto. Me ha encantado el hombre tan tranquilo y sonriente diciendo “se ha dormido”, me resulta tan entrañable n_n

Cómo no adorar a este hombre, en serio, si es más majo :3

Al día siguiente, tras que El Capi le diga a Ventura que les prepararán un camarote (me supongo que el de Julia, pero cualquier cosa con esta gente), éste les explica que hizo todo porque, antes de morir, desea poner a salvo a su nieto en tierra firme. También les cuenta que es diabético y que le queda medicación para cuarenta y dos días, lo que le queda de vida. Todo eso es escuchado por Ratón y, claro, el pobre se china un poco. Por cierto, digo yo, ¿si se lo dicen a Max o Gamboa, tendrán medicación para él? Quiero decir, al Tito le curaron el cáncer, podría ser, ¿no?

Más tarde, Salodriel y Ventura encuentran a Ratón junto a Valeria. El niño le echa en cara lo sucedido, pero su abuelo intenta quitar hierro al asunto haciéndole creer que está bien… Hasta que Ratón saca la insulina y amenaza con romperla. ¡Coño! Que tenemos un… ¿Yayocidio? Por suerte, cuando parecía que Ratón iba a cepillarse a su abuelo, Valeria le ha parado y le ha pedido a los mayores que la dejen hablar a solas con Ratón. Al final, cuando salen de la bodega, Ratón está muy, muy suave y hace las paces con su abuelo, por lo que Salodriel le pregunta a Valeria qué le ha dicho. Ésta explica que ella no pudo darle besos a su madre porque no está, pero que Ventura sí. Hala, qué psicología tiene la enana, ¡olé ella!

Por otro lado, como consecuencia del asesinato de EmoSol hemos tenido una segunda trama. Y es que, mientras la buscaban desesperadamente, Ramiro ha encontrado el colgante de Sol tirado y se ha imaginado lo que ha pasado. ¿Y qué hacía Rodolfo mientras tanto? Nada en especial, curarse el ojo (tsk, le han quitado el parche pirata, me parece fatal, con lo guay y chungo que estaba con él).

Me llamo Andrea y no apruebo esta imagen. #PorUnMundoConParches

Más tarde, el Capi tras arropar a Valeria se ha metido en la cama y Julia le cuenta que echa de menos el ruido de la ciudad, pero El Capi está romanticón y le dice que no echa de menos nada, porque la tiene a ella. Ohhh, Capi, qué bonico eres ^^ Pero entonces escuchan música a todo trapo, así que va a ver qué es.

Entonces descubre que Estela y Rodolfo están bailando merengue… Pero… Pero… A ver. En primer lugar, Sol está desaparecida, probablemente muerta; vale que no seas íntima, pero tampoco creo que sea respetuoso estar de juerga mientras la buscan, sobre todo si sabes que está muerta porque, oh, tú la has matado. En segundo lugar, qué poco civismo que a esas horas de la noche, con una niña en el barco, gente que trabaja y otra buscando a Sol se pongan a molestar. En serio, ¿pero qué narices? Grr.

Bueno, El Capi les echa en cara lo de Sol, lo que parece aplacar a Estela, aunque no a Rodolfo. El Capi les dice que no hagan ruido y parece que está solucionado, pero en cuanto ha vuelto a su camarote, vuelve a escuchar la música. En serio, ¿se puede ser más gilipollas y maleducados que estos dos? ¡Qué alguien les eche al perro! Bueno, que no hay, pues al Tito en su defecto.

De hecho, el Tito ya está ahí echo una furia y apoya a su marido, mientras éste insiste en que pare… pero es que encima Rodolfo se cachondea. A ver, Capi, eso tiene fácil solución: los dos por la borda y hala. Jo, hacía mucho que no decía eso. Como Rodolfo no deja de reírse del Capi, el Tito está a punto de zurrarle, pero el primero le para. Oh, qué bonito es el amor matrimonial, seriously ^^

Tito: Suéltame que le reviento, que nadie se mete con mi churri, ¡hombre ya!

Al día siguiente, Ramiro está mosca y no deja de mirar a Rodolfo, cuando aparece Palomares para preguntarle por qué no busca a EmoSol. Él mismo se da cuenta de que sabe algo más y también de que tiene que ver con Rodolfo. De hecho cree que le está encubriendo, algo que Ramiro niega, aunque al final le acaba confirmando que cree que Rodolfo mató a Sol, incluso le enseña el colgante. PaloSherlock cree que hay que avisar al Capi, pero RamiWatson señala que no tienen pruebas. Pro eso, PaloSherlock decide hacer frente a Rodolfo e incluso coge un cuchillo…. Pero, pater, ¿qué arranque cani es este? Anonadada me tienes, ¿eh? ¡Que eres un hombre de paz, leches!

Por su parte, el Capi cree que deben organizar un campeonato deportivo o algo para animar a los chicos, pero El Tito es más partidario de que deben poner a Rodolfo en su sitio. El Capi pasa del tema, pero El Tito es El Tito y ya tiene una idea. Echémonos a temblar porque menudas ideas tiene este hombre. Lo que se le ocurre es, ni más ni menos, organizar un campeonato de boxeo y matar dos pájaros de un tiro: los chavales se entretienen y El Capi le zurra a Rodolfo, aprovechando que en la universidad se dedicó al boxeo. Pero, a ver, Julián, que Rodolfo es un tío muy chungo, ¿eh? Citando a Mariano de Los hombres de Paco: yo a este plan le veo lagunillas.

A todo esto, PaloSherlock se presenta en el camarote de Rodolfo y le acusa de matar a EmoSol y Rodolfo, sin inmutarse, le relata lo sucedido con una frialdad increíble. Pero es que ni se inmuta, ¿eh? OMG, este ni se siente culpable ni nada, qué fuerte. Bueno, cuando acaba le pregunta al páter que qué va a hacer y éste aprieta el cuchillo, rabioso, pero lo deja caer al suelo. En esas, aparece El Tito para recordarle que debe ir a la sala de máquinas para hacer varias cosas… Sí, no sé exactamente el qué, por lo que lo dejó en “cosas”, xD.

En la serie tienen suerte de que a Palomares lo interprete Bernabé Fernández y pueda con lo que sea, porque no pueden escribir un personaje más bipolar ni a propósito. O sea, no quiere aprender a luchar para defender a los suyos, pero ahora se pone en este plan… ¿Really? Eso, por no recordar su comportamiento bipolar con Vilma y que la actitud con Max tampoco iban con lo que es. ¡Escribid mejor, contra, guionistas!

Después, Ramiro está en el pasillo y Rodolfo surge de la nada y lo empotra contra la pared para recordarle que tiene una deuda con él. Le hace creer que le va a hacer algo en el ojo, pero clava el cuchillo junto a la cabeza de Ramiro… Y este pobre se habrá hecho caquita, algo perfectamente comprensible. Ay, Ramiro, que mala vida te da Rodolfo, macho. Éste, por cierto, le dice que le devuelva el cuchillo al curita y que le quite los fantasmas que le ha metido en la cabeza, porque si lo tiene que hacer él, le cortará la cabeza. Joe, Rodolfo, qué extra-chungo estás hoy, majo, seriously.

Yo siempre califico a los maromos de “empotrables” y Gamboa no deja de empotrar a Ramiro en lugares solitarios…

Vamos, que no sé si hay una conexión, pero yo me descojono sola, xD.

Al parecer, El Tito no se ha percatado de ello porque, empeñado en que se apunte en el torneo de boxeo, hasta le hace la gallina. Ay, Tito, que me vas a matar al Capi por cabezón… Incluso a ti mismo. El Tito, además, le dice que, quizás, cuando sea padre tendrá un par de huevos como Ricardo, por lo que Rodolfo recuerda a sus nenes y, todavía más tétrico, decide apuntarse y hasta le hace la gallina. Admitamos que el Tito ganaría un campeonato de dardos porque menuda puntería tiene el tío.

Mientras tanto, PaloSherlock está en la sala de máquinas encerrado porque no funciona el manillar. Lo está arreglando, cuando empieza a salir un gas por las tuberías, un gas, claro está, tóxico, por lo que si no lo sacan, se nos muere el cura. Joe, en serio, o los guionistas disfrutan intentando matar a Palomares o es que la parca está chocha por él. Por suerte, el matrimonio acude raudo en su ayuda y, trabajando en equipo, logran tirar la puerta abajo y salvarlo, lo que es bien. Sin embargo, en el proceso, el Capi se nos fastidia el hombro, lo que es… pues bien también, que, si no, Rodolfo se lo carga.

Al final, llega El club de la lucha made in Estrella Polar y, pese a la chulería del Tito y sus estrategias, Rodolfo le tumba de un solo golpe. Parece que nadie más le va a retar, pero entonces aparece PaloSherlock dispuesto a ello. Rodolfo dice que él no pega ni a mujeres, no hombres con gafas ni a curitas, así que PaloSherlock se quita las gafas y el alzacuellos… ¡¿Y por qué no la camisa?! ¡¿Por qué?!

Ay, esperad, que en la siguiente escena ya no la lleva. Chachi. El matrimonio le da consejos, sobre todo El Tito, que sabe lo que es llevarse una leche de la gamba-ninja, pero PaloSherlock sabe lo que se hace. De hecho, como bien ha señalado el Tito, que ha sido muy grande: da hostias como panes. Me muero, xDD. Al final, PaloSherlock gana el combate, dejando KO a Rodolfo, aunque no lo remata, simplemente le absuelve. ¡Y la gente se vuelve loca y le vitorea! ¡Weeee! ¡Palomares, Palomares! Ay, perdón, que me he emocionado.

Yo sé que muchos me vais a agradecer esta captura. Ay, omá, qué tiarraco *0*

Ahora voy con Piti, que está buscando como los demás a Sol, aunque más afectado, claro, porque es el que más relación tenía con ella. El problema viene cuando el Capitán sabe que no la van a encontrar y así se lo dice a Piti, que se nos derrumba T0T Ainss, pobre Piti, me rompe la patata verlo así. Para más INRI, Rodolfo les dice que alguien ha cogido una balsa y se ha ido, por lo que estaría flotando sin rumbo. El Capi no le encuentra sentido y Piti no se lo cree, así que el primero dice que mantendrá grupos de vigilancia, pero a Piti no le parece suficiente.

Yo antes tenía una patata, después comencé a ver series.

Por eso, decide lanzarse en una balsa a seguirla, pero, por suerte, Vilma y Lerdieta están ahí para impedirlo. Piti le dice a Vilma que no le pida que no lo haga porque por ella hasta iría a nado (ohhh, qué bonico) y les explica que las corrientes son constantes, así que acabará en el mismo lugar que SolPiti, no quieras acabar ahí. Ainhoa le dice que si lo hace así, acabará con hipotermia y, en caso de que la encuentre, no podrán volver. Vilma, además, le dice que si quiere hacerlo, pero que lo haga bien y que, si se espera al día siguiente, ella le ayudará.

Lo que hacen Ainhoa y Vilma es colocar una cámara en la balsa para que, al menos, puedan vigilarle y ver si le pasa algo. Vilma también le ha preparado la maleta y, mientras le pone al día, le tiembla la voz y le pregunta si está seguro. Piti abraza primero a una (¡yupi!) y luego a ambas (me encanta Ainhoa en este plan). Además, Vilma le da un besito a Piti, ¡uhh, cómo mola! ¡Yo quiero más de esos! Pero, justo cuando Piti va a partir, Ainhoa descubre que la balsa perdida se aproxima.

Me encanta como Piti mira a Vilma, mientras ella le explica todo. Ainss.

 

Y ya esto ni os cuento.

Si, además, Vilma sólo sonríe tanto con Piti, eso es amor :3

Descubren que es la balsa que se llevó Sol y que no usó nada, por lo que Ainhoa cree que es imposible que EmoSol esté viva, algo que Vilma comparte, aunque no Piti. Vilma parece muy decidida a hacer cualquier cosa para que Piti no se suicide, pero éste decide quedarse viendo el monitor, ya que han tirado la cámara al mar y sigue la corriente.

De hecho, está tan obcecado que ni siquiera va a ver a SU Palomares (Vilma lo dice así y yo me muero) boxear, incluso le explica a la chica que ha creído verla tres veces. Piti cree que se está volviendo loco, pero Vilma le explica que no, que es más bien como una pesadilla y que debe despertar y asumir la realidad. Cuando Piti dice que qué pasaría si quiere seguir soñando, Vilma le explica que todas las mañanas se imagina cómo sería su vida si el mundo siguiera flotando y que entonces tiene ganas de llorar, pero que de repente entra él, le toca el culo a Palomares y entonces se parte de risa. Yo quiero ver eso, por cierto. También le dice que sueñe, pero que no se olvide que le necesitan despierto y le da otro besito. Ainss, qué bonicos son, jo, que vuelva YA, por faaaa.

Me ha encantado esta escena, me ha parecido súper mona, incluso romántica, pese a que Piti ni ha mirado a Vilma.

Por cierto, le ha faltado decir a Vilma que lo necesita despierto y en su cama, xD.

Al final, el pobre Piti está sufriendo un montón, pero decide dejar de vigilar lo que hace la cámara y se va, aunque la deja encendida… Y, entonces, nosotros vemos que la cámara ha llegado a tierra, ¡a tierra! ¡Wala, qué chachi!

Para acabar, he dejado la parte de Max Lenguadeplata, ya que ha sido una de mis favoritas. La cuestión es que Burbuja pilla a Max Lenguadeplata destripando a Bobby, el osito de Valeria, así que le echa la bronca. Como no se cree la mentira de Max Lenguadeplata (que Valeria se lo había permitido… claro, porque las niñas permiten que destripes a sus peluches, ay, Max), éste le mira extrañado, preguntándole si no se acuerda de él, ya que se conocían de antes del hotel. Max Lenguadeplata le explica que antes eran amigos…

Y nos vamos al pasado. Roberto está impartiendo una clase y Max Lenguadeplata está en ella con un osito de peluche en la mano, haciéndole gracias a una chica, su novia. Roberto, claro está, les pilla, así que le hace salir a la tarima y leer lo que ha escrito en la dedicatorio que acompaña al peluche y que es para su novia, con la que va a hacer dos años. Vamos, que es muy mona. Con la excusa, Roberto les explica que la energía que mueve el mundo es el amor. Jo, Roberto parece Hugh Grant en Love actually, lo que me mola.

Max leyendo la dedicatoria, más mono él.

La clase termina y Roberto quiere hablar a solas con Natalia, la novia de Max Lenguadeplata, a quien felicita por su tesis y a quien le ofrece una beca de la leche para estudiar el acelerador de partículas en Ginebra.

De vuelta al presente, Burbuja descubre que Ratón tiene un osito igual que de Valeria y que, de hecho, también se llama Bobby. Burbuja se queda a solas con los dos osos, mirándolos, porque le parece raro, cuando aparece Max Lenguadeplata. Burbuja le explica que, al menos, hay tres Bobbys porque el niño del barco ruso, lo dibujó. Según Burbuja, que haya uno es normal, dos casualidad y tres es un patrón. Max Lenguadeplata le pregunta si, cuando fue al barco ruso, vio el peluche y Burbuja le dice que no. Entonces, Max Lenguadeplata se queda mirando a los muñecos y vuelve a recordar.

En clase, se reúne con su novia y le pregunta qué quería Roberto. Cuando ella le dice que nada, él le dice que sabe lo de la beca y que tienen que celebrarlo, pero Natalia le dice que no la ha aceptado porque son cinco años sin vida, sin él. Max Lenguadeplata le dice que es una pena porque era perfecta para ella y que, además, se va a sentir muy solo en Ginebra sin ella, por lo que Natalia está más feliz que una perdiz y va a aceptar la beca. El problema viene cuando Roberto pone las notas y Max Lenguadeplata resulta que ha suspendido.

Por cierto, me niego a creer que es una casualidad el hecho de que, debajo de Max haya una chica llamada Ainhoa.

Eso es el destino, sep, sep.

En el presente, Max Lenguadeplata va a un camarote con Burbuja con los dos peluches y le pregunta que si a Valeria’s Bobby le operaron la espalda, porque tiene una cicatriz. Burbuja le dice que Julia y él sólo le cosieron el brazo, por lo que Burbuja se pregunta por qué rajarlo y Max Lenguadeplata le responde que para ver lo que lleva dentro. Por cierto, recordemos que fue La chunguita quien apuñaló a Bobby I. Bueno, en ese momento Burbuja se da cuenta de que Ratón’s Bobby pesa más, así que Max Lenguadeplata saca la navaja y abre al peluche, por lo que encuentran un tubo metálico… o supositorio gigante según Burbuja.

Éste no quiere abrir el supositorio porque es de Ratón, pero Max Lenguadeplata le dice que si no tiene curiosidad por ver qué hay dentro y, al final, lo abren. Dentro encuentran el mapa de una isla, la isla a la que se dirigen. Max Lenguadeplata así se lo confirma y, cuando Burbuja le pregunta por qué lo sabe, Max Lenguadeplata le explica que él se lo enseñó, que él tuvo la idea de los osos Bobby y vuelve a recordar…

Max va a clase para decirle a Roberto que ha convencido a Natalia de irse y que, por tanto, le debe un favor. Entonces le explica que necesita ir a Ginebra porque le ha dicho a su novia que tiene otra beca. Roberto, muy socrático él, le hace ver que esa beca es muy especial y que, mientras que Natalia es extraordinaria, él tiene una media de cuatro, así que no le puede conceder la beca porque no está capacitado. Max Lenguadeplata le pregunta si tiene novia, algo que es así, por lo que le pide que se ponga en su lugar: que quiere a Natalia y no quiere frenarla, así que hará cualquier cosa por ir a Ginebra.

Esta es la cara que se me queda a mí ante las matemáticas. True story.

En esas, Roberto descubre un micro en su escritorio al estar enredándolo y le coge a Max Lenguadeplata la botella de agua que lleva. Roberto le da la bienvenida al Proyecto Alejandría y mete el micro en el agua, por lo que Philippe y cía ya no escuchan nada. Entonces, le dice que las cosas se van a poner muy feas en Ginebra y que necesita amigos y que si, aún así, quiere ir. Max Lenguadeplata acepta y, al mismo tiempo, vemos como Philippe dice que el profesor (quicir, Roberto) se les está yendo de las manos y como observan una foto de Roberto junto a Marimar II.

Capturilla de Roberto porque él lo vale.

Y yo ahora mismo estoy que me muero de intriga. ¿Por qué aceptar a Max en el proyecto con el micro encendido? ¿Cuál es la posición de Max exactamente? Yo me inclino a creer que es un agente doble. Es decir, que se está haciendo pasar por alguien leal e importante en el Proyecto Alejandría, pero que está siguiendo las órdenes de Roberto. Peeero, también me pregunto qué sucedió con Natalia, porque eso podría ser un factor importante a la hora de descubrir las motivaciones de Max. ¿Y si la tienen secuestrada y a Max no le queda más remedio que hacer ciertas cosas? ¿Y si murió por el proyecto y ahora Max se quiere vengar? Algo así tuvo que pasar, dada la conversación con Ainhoa sobre estar lejos del ser querido. Mmm, ¿conclusión? Estoy hecha un lío y exijo más información ;P

Eso ha sido todo por hoy. Además, ha sido el último episodio del año, lo que quiere decir que tendremos parón y espero que no sea como el último, por favor. Además, el próximo episodio pinta genial con la llegada a tierra, que promete ser movidita, pese a la alegría inicial. También hay acercamiento Ainhoa-Max (lo que me motiva muy, mucho), Piti y Vilma al menos coinciden en trama (lo que siempre es bien) y flashbacks de Gamboa, que pueden dar mucho juego. Vamos, que estoy deseando verlo ^0^

Chuleta de motes

Como sé que para muchos es la primera vez que leéis estas crónicas y que el proceso mental que me lleva a crear un mote es retorcido, extraño y demás, he decidido adjuntar una chuleta para que sepáis cuáles son los motes de ciertos personajes y a qué vienen 😉

Ainhoa y Ulises: Los pongo juntos porque estos también son como los yogures, vienen en pack. Con sus idas y venidas amorosas, les he bautizado de varias maneras, Los tórtolos, Los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él) y siguiendo ese proceso, pues al final se quedaron con Tonteo y Lerdieta.

Capitán Montero: Bueno, a Ricardo siempre le he llamado Capi porque le tengo mucho cariño y por lo evidente, of course.

Gamboa: A Gamboa siempre le he llamado Rodolfo Langostino. ¿Por qué? Bueno, básicamente porque soy tan tonta que cuando escuché “Gamboa” por primera vez me dije: ostras, si le quitas la “o” se queda en Gamba… Una gamba en un barco con acento… ¡Rodolfo Langostino! Que conste que le llamo así porque le tengo mucho cariño al personaje, pese a ser el malo maloso.

Julián De la Cuadra: Yo siento devoción por este hombre, en serio, me encanta y me gusta verlo en plan tío de Ainhoa y Valeria, así que de ahí saqué el mote.

Max: A Max le puse mote (Max Lenguadeplata) hace relativamente poco, tras darme cuenta de su asombrosa habilidad para inventarse cuentos chinos que encima los demás se creen (las manos de pianista de Ainhoa, lo de que trabajaba como pianista…) y recordé a la protagonista de La materia oscura y me pareció muy adecuado ponerle el apellido que se gana Lyra por contar la misma clase de historias.

Salomé: Si no habéis visto La comunidad del anillo, os diré que empieza con la voz de la elfa Galadriel diciendo “El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire”, así, como con mucho misticismo, epicidad y demás. Pues bien, hubo un episodio en que Salomé se puso en ese plan y desde entonces, y porque la mujer suele ser muy sabia, la llamo Salodriel.

Sol: A Sol le puse de mote EmoSol durante el segundo episodio, en el cual demostró ser la alegría de la huerta y tuvo un momento emo brutal cuando Piti le preguntó cuál era su mejor momento en el Estrella Polar y ella comentó que sólo había sufrido.