Zona El Barco

Bitácora del Estrella Polar 3×07: Arsénico por compasión y otras mentiras


Para que esta semana, en la que no hay episodio nuevo de El Barco, se os haga más llevadera, os traemos una nueva página del cuaderno de bitácora del Estrella Polar de la mano de Andrea (del blog Epic Us) y su particular punto de vista.

Tres temporadas, treinta y cuatro episodios y, al fin, hemos tenido una boda, así que vamos a sacar las pamelas y las pajaritas para revivir el nuevo episodio de El barco, que ha estado muy mono y muy divertido y hemos tenido hasta ración de secretitos, jujuju. Vamos, que ha sido un episodio completito, que me ha molado mucho.

Así que nada, con mis mejores galas… vale, el pantalón de pijama y la camiseta de El internado, me dispongo a escribir la crónica y, ya sabéis, voy trama por trama.

Pues comienzo con el acontecimiento que ha marcado todo el episodio, la esperada boda de Julia y El Capi. Todos se están preparando para el enlace y, mientras, El Capi encuentra a Valeria en la cocina. La niña les ha pintado en unas tazas como regalo y al enseñárselas a su padre, le pregunta si puede seguir queriendo a su madre como antes… Y ya le hemos liado porque al Capi se lo nota en la cara que se nos pone paranoico.

Al mismo tiempo, Rodolfo se cuela en el aula, donde se está preparando Julia, y ésta le pregunta si la va a matar. Éste, tan cínico como acostumbra, le pregunta que por qué y Julia dice que porque no está autorizado que se case. Julia, sin dudarlo, le aclara que se va a casar de todas maneras, que deja el Proyecto. Cuando Rodolfo le pregunta si le merece la pena tanto riesgo, ella le responde que sí y le recuerda que él también tuvo una familia. Ahí, ahí, dale, Julia, go, ¡Julia, go! Valeria, por cierto, lo escucha todo, todo, todo… ni que fuera la niña del Catalana Occidente.

Gamboa: Cuando llegue el momento, vas a hacer un Novia a lafuga, ¿capicci?

Julia: Deja de decir tonterías o te meto el dedo en el ojo bueno.

Y a todo esto, el Tito le dice a Salodriel que hubiera apostado todo a que hubiera, estado juntos siempre y ella opina que al casarse como se casaron, lo gafaron un poco. Después, va en busca de la novia, a la que Lerdieta le está tomando el pelo al preguntarle si ahora que es su madrastra, la pondrá a limpiar el suelo, xD. Salodriel le regala un súper vestido de novia que se había hecho y que le ha arreglado. Joer, entre Piti y Salodrieldominan el mundo con sus manitas, ¿eh?

Julia, por cierto, está guapísima con el vestido, pero el problema es que El Capi la ve con él puesto y Salodriel lo echa porque da mala suerte. Y justo en ese momento, la pobre Julia se nos arrea una hostia terrible contra el espejo. Ay, si es que me ha dolido hasta a mí, pobrecita… Vale, vale, en realidad he hecho: xDDDD. Soy muy mala persona, si yo lo sé, xDD.

El Capi, por su parte, se va a desahogarse con su marido porque cree que la está cagando.. Sí, hijo, cuando piensas, porque ahora venirme con esas… El Tito es de mi opinión, pero El Capi sigue erre que erre con el recuerdo de Marisa. Encima, en ese momento, le dicen al Tito vía walkie que no identifican un objeto que ha visto y El Capi se china y decide ir a mirarlo él mismo. Joe, Capi, en serio, ¿pero estamos tontos?

El Tito cree que el Capi está atontolinao perdido y yo comparto su opinión ù_ú

Lo que encuentran es una tabla de surf y, entonces, el Tito decide ponerse en plan intercambio-psíquico y le dice que odiaba a Marisa por robárselo, pero que también la quería un montón y que le envidiaba… Al igual que le envidia ahora con Julia y que no sea tan tonto como él lo fue con Salodriel. Y lo que tiene de mono, lo tiene de animal porque no duda en llamar a Salodriel (que está maquillando a mapache-Julia e intentando convencerla de que se quite el vestido gafado) para decirle que se cancela la boda. El problema es que, en esas, se pelean y el Tito acaba tirando el walkie al mar, pero… pero… ¿A estos que le han dado para desayunar?

Y por si no teníamos suficiente, Julia sale del aula, se resbala y nos hace un Sofía Alarcón al espatarrarse por las escaleras, xDD. Ay, dios, esta no sobrevive a la boda, ¿eh? Hablando de lo cual (y qué bien hilo ;P), Rodolfo está buscando algo en la enfermería, cuando Valeria aparece y le cuenta todo lo que ha oído. Rodolfo se sale por la tangente y dice que en vez de “matar” dijo “bailar”, pero Valeria le dice que será pequeña, pero no tonta y que no mate a Julia. Rodolfo, demostrando una psicología infantil del quince, le dice que todo el mundo muere. Por cierto, menudos ovarios tiene la niña, que se enfrenta a Rodolfo sin inmutarse si quiera. Ahora me imagino a Ramiro llamándose “huevón” en alguna parte del barco, xDD.

El matrimonio, por su parte, se piden perdón por las leches que se han dado (mirad que de aquí a La guerra de los Rose hay un paso, ¿eh?) y descubren que en la tabla hay un poema escrito y entonces El Capi ve la luz, ¡por fin! Ahora que he dicho eso, me imagino al Capi y al Tito cantando el dúo de Enredados, ¿qué? Los dos juntos en el mar, sólo les faltan los farolillos, xDD. Bueno, bueno, sigo, El Capi dice que vuelvan, que se tiene que casar, pero, oh, horror, la moto no va.

Capi-Rapunzel: Y por fin ya veo la luz y ahora el cielo es más azul. Es tan bello y tan real, para mí el mundo ha cambiado

Tito: Pero, Ricardo, ¿qué leches haces cantando una canción de Disney?

Capi-Rapunzel: Venga, Julián, haz el dúo conmigo.

 

¿Pero qué dices? Si hasta el dibujo se parece más a mí que De la Cuadra.

Y mientras la pobre Salodriel se desespera al no saber nada del matrimonio, Valeria visita a Julia para pedirle que no se muera. Julia, en una escena monérrima de la muerte, le quita importancia a todo y le promete que serán una familia feliz :3 Cuando la niña se va, Salodriel sigue insistiendo en que debería quitarse el vestido, pero Julia dice que no, que hará lo que sea para casarse… Mientras Rodolfo envenena la taza donde harán el brindis de casados.

Al mismo tiempo, el matrimonio intenta arreglar la moto, pero no pueden. ¿Dónde está BricoPiti cuando hace falta, por cierto? El Tito está intentando consolarle, pero el Capi se monta un video parejil de Youtube mental y decide tirarse la manta a la cabeza o, mejor dicho, tirarse él al agua para ir a la boda en la tabla de surf. Así que ahí acaban los dos, descalabrándose y con el bajo del Capi roto. Muy awesome todo, sí señor, xD.

Con semejante percal, en el hotel se están poniendo nerviosos y Julia no duda en plantarse ante Rodolfo y decirle que como le haya hecho daño a Ricardo, lo mata. Olé, olé y olé, como mola Julia. Rodolfo, por su parte, no tiene ni oportunidad de decir nada, pues llegan los otros dos, caladitos y dispuestos a que el Capi se case.

Julia: Ven aquí, langostino, que te voy a arrancar bigotes, ojo sano y lo que sea menester.

Rodolfo está observando la taza envenenada, cuando aparece Valeria para preguntarle si es verdad que tiene hijos y si están a un millón de millas como su madre. Rodolfo asiente, así que la niña comenta que ellos deben echarle mucho de menos. Es entonces cuando llega el momento de
la ceremonia, así que todos toman asiento y Rodolfo no deja de mirar a Valeria,
mientras El Capi y Juliase casan, muy bonicos ellos.

Tras el “sí, quiero” los novios van a brindar y El Capi jura regresar a por los demás. Entonces a Rodolfo le puede la conciencia, por lo que le tira la taza a Julia, fingiendo un tropezón y dice querer ser el primero en felicitarla. Luego se marcha, así que El Tito dice que
es hora de marchar y, mientras se besan, vemos cambiar el plano y están navegando de nuevo. Y, por cierto… Habemus noche de bodas! ¡Y sin franela! ¡Yujú!

Awwww :3

Por cierto, decir que, aunque ha sido un poco dulzona, me ha encantado la trama porque ha tenido sus puntazos y es un placer ver a Irene Montalà presumiendo de vis cómica, que normalmente no lo hace y me
gusta mucho verla así ^^

Sigo con la trama de Ulises, que ha tenido su miga. Tras un monólogo un tanto ñoño sobre el amor, el matrimonio y esas cosas, Tonteo quema su foto con Dulce. Después, se está intentando poner una corbata, pero no puede y Lerdieta acude en su ayuda. Con la excusa, Tonteo dice que no permitirá que ella se quede en el hotel, pero a Lerdieta le parece justo… Y yo iba a comentar el cambio molón que le están dando a ella, pero justo Tonteo se auto-compara con un periquito y casi exploto. Juas, si es que en el fondo les encanta su mote, xD.

Lerdieta lo echa del baño, llamándolo cursi y justo entonces descubre en su taquilla una nota que dice que Ulises miente. Más tarde, mientras habla con Tonteo vía walkie, en su habitación encuentra un sobre con la famosa foto y, claro, hila en cero coma. Tonteo tarda otro cero coma en reunirse con ella para pedirle que confíe en él y Lerdieta le dice que cómo va a hacerlo si ni siquiera sabe quién es. Y, ojo, le echa en cara que conoce a la gente que intenta matar a su familia, cosa que no hizo nunca con Gamboa. Al final, le dice que no le conoce y se larga y no sé vosotros, pero yo he echado de menos un arponazo por el camino, tsk.

Ainhoa (cantando): Porque ahora soy yo lo que quiere estar sin ti. Por eso vete, olvida mi nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta.

Por su parte, Tonteo recuerda que fue a casa de Dulce como telepizzero y que, como ella no había pedido nada, se la regala para ligar con ella y de hecho acaba entrando en su casa. En el presente, va a hablar con Rodolfo Langostino para preguntarle por qué le ha estropeado la vida al darle la foto a Lerdieta, pero Rodolfo flipa y le dice que, aunque no suele hacer promesas, cuando las hace, las cumple. Vamos que no ha sido él.

Entonces Tonteo recuerda estar en la cama con Dulce, justo cuando se hacen la foto. Ella dice que se va a duchar porque tiene que ir al curro y él aprovecha para registrar su casa sin ningún disimulo. Aprende de Fermín, leches, o dile a Julia que te dé algún cursillo, que seguro que aún recuerda sus tiempos de Rebeca. Uli-Hari encuentra unos papeles del Proyecto Alejandría y Dulce aparece diciéndole que le enseñaron a no fiarse de los desconocidos y que qué busca.

Tonteo le explica que está buscando a su padre, que Roberto le habló de él, que lo mataron y que la última llamada que éste hizo fue a su teléfono. WTF? Espera, espera, espera, ¿qué hacía Roberto (yendo ya por libre) llamando a Dulce? ¿Habrá una especie de Team Roberto en el Proyecto Alejandría? Y, lo más importante, ¿existe persona en el mundo a la que no conozca Roberto?

De nuevo en el presente, Tonteo va en busca de Max y le dice que él se quedará en el hotel y Lerdieta se irá con ellos; él es el hijo del primer oficial, así que es tanta garantía como la chica. Max lo acepta y le dice que si él estuviera con Ainhoa, no la dejaría sola, pero que, tranquilo, que él no se metería entre dos personas que están juntos… porque siguen juntos, ¿no?

Max (cantando): ¿Quién le va a dar salami a Ainhoa? Pues yo.

Vale, queda mejor con Amador, pero es que “Max” como que no rima mucho, xD.

Max se va y Tonteo recuerda como, el día en el que partió el Estrella, está en el muelle y entra en un coche donde está Dulce junto a Philippe. Éste le pregunta por qué quiere encontrar a su padre y Tonteo explica que siempre creyó que éste era un hijoputa, pero que sólo es un pobre hombre y que es todo lo que le queda. Philippe le dice donde encontrar al Tito, pero que a cambio no conoce a ninguno de los dos.

Tras la boda, Tonteo se queda en el hotel y, usando el walkie, se despide de Lerdieta, mientras ella está en su camarote, observando el walkie con tristeza. Nah, hija, tú a plantar margaritas con Max en la bodega, que es muy mono :3

Por otro lado, con todo esto de la boda, Burbuja se ha encargado de hacer la distribución de los asientos, pero Ventura nos ha salido anárquico y ha decidido sentarse en otro sitio que le pilla más cerca del váter. A Burbuja no le cuadra porque, claro, ha puesto barco-hotel para mezclarlos y, con la excusa, Ventura dice que Max no llegó en el barco, pero tampoco estaba en el hotel y que, de hecho, no está en el libro de registros. Y yo, que a lo mejor soy más de pueblo que una alcachofa, me pregunto: ¿pero el libro no estaría en recepción, ergo en la planta baja, ergo cantando Bajo el mar con Sebastián? Que venga un Alarcón a sacarme de dudas, a poder ser Javier, xD.

Javier: Hija mía, qué pocos conocimientos hoteleros… Pero te perdono.

Burbuja va a registrar la maleta de Max, cuando éste le descubre y le explica que no era huésped, sino que trabajaba de pianista, de ahí que no esté en el registro. También explica que se quedó atrapado en el piso 99 y que lo sacaron después. Este hombre parece Lyra Lenguadeplata, ¿eh?

Burbuja habla de nuevo con Ventura que le dice que Max Lenguadeplata ha mentido porque él estuvo en el piso 99 con su nieto y no lo voy. Burbuja señala que las plantas del hotel son muy grandes, pero entonces Ventura explica que como se levanta mucho a mear, una vez vio una sombra en el pasillo… Vamos, a Max Lenguadeplata llegando con traje de neopreno. También dice que la situación en el hotel equivalía a una jungla, pero que Max se erigió el líder y les salvó la vida. Burbuja dice que entonces Max es bueno, pero que la gente buena no tiene secretos y que, entonces, ¿por qué los tiene?

Al final, la última escena (y la pongo aquí para que quede con sentido) Rodolfo va a su camarote y descubre que Valeria le ha hechouna taza muy mona. Entonces aparece Max Lenguadeplata para decirle que no debió permitir que la doctora se casara y que, ahora que se acercan a tierra, le han enviado para controlarle, que es su superior y que a partir de ahora las cosas van a cambiar en ese barco. De paso, nos confirman lo que todos estábamos pensando: que fue Max el que le dejó la fotografía a Lerdieta.

Macho, qué poderío tiene Max, que me asusta a Gamboa y todo. OMG.

De momento, nos han pintado a Max como alguien peor que Gamboa, pero, quizás soy una ilusa, no creo que sea tan malo o puede que se enamore de Ainhoa y se redima. Eso molaría un montón, al menos a mí. Y ya me estoy montando películas, lo sé, xD.

Y ya para acabar, porque ya sabéis que me reservo la trama favorita para el final normalmente, voy con Piti y Vilma que tras seis episodios, los guionistas han decidido juntarlos de nuevo. La cuestión es que Piti está con Cho, enseñándole a poner una colada y el idioma (o su versión del español) cuando aparece Vilma y lo primero que hace es decirle que se está aprovechando de él.

Encima, Piti entra en brote y empieza a soltar chorradas y Cho a repetirlas y Vilma le da un collejón y le echa la bronca porque cree que se está riendo de él. También le dice que Cho quiere ser su amigo, pero que en cuanto sepa qué clase de persona es, no querrá serlo. Y, digo yo, ¿qué clase de persona es? ¿La clase de persona a la que engañan y en vez de enfadarse, sigue siendo amigo de los dos? Oh, sí, Vilma, es terrible, ¿eh? En serio, me parece fatal que a estas alturas de la película, Vilma lo pinte así, ni que no lo conozca, leches.

Jo, vale que Piti es más simple que el mecanismo que un chupete, pero anda que Vilma… ¿Cómo puede pensar que Piti actúa por maldad? Es que puede tener muchos defectos, pero lo de ser una persona que no merece la pena o una mala persona NO.

Después, BricoPiti le regala a Cho unos palillos que le ha hecho y le dice que son amigos y que los amigos hacen cosas juntos, así que, ¿qué quiere hacer? Cho no se pispa de nada, pero Piti se da cuenta de que está mirando a las chicas y se ofrece a hacer de Celestino. Cuando le pregunta cuál le gusta, Cho señala a… Efectivamente, Vilma.

Cho, con Piti tras él ejerciendo de animadora, le dice a Vilma que le parece preciosa y que si quiere ser su acompañante. Vilma manda a Piti a la mierda… ¿Otra vez pensando mal de él? Joe, ni que él fuera el que se hubiera besado con Palomares a su espalda, hombre ya. Piti, pese a todo, le aclara que todo va en serio, que no es coña y que no es que le haga gracia hacerlo, por lo que Vilma acepta… y EmoSol mentalmente baila un zapateado para celebrar que tiene el camino libre. Y yo insisto en que el pobre Piti tiene un corazón que no le cabe en el pecho, porque hace falta ser bueno para ayudar a Cho, cuando es evidente que sigue loquito por Vilma y que le duele… Para que luego ella le tenga por Voldermort, contra.

Me gusta pensar que BricoPiti ha hecho las flores.
Y, por cierto, ¿qué pasa? ¿Que los tórtolos se entretienen plantando petunias pero luego no comparten o qué?

Ya en la boda, Vilma le pregunta a Piti si Cho sabe si está embarazada y él dice que no, pero que cree que el chino es valiente y que apechugará. A mí me hubiera gustado que ella dijera que no hacía falta porque él iba a ser siendo el padre de Peebles, peeero nada. A este paso acabaré desquiciada y escribiendo fanfics, xDD.

Eso ha sido todo por esta semana. Además, la siguiente no hay episodio nuevo, así que tendremos que esperar para ver el siguiente que promete y mucho: Burbuja descubriendo que Salomé es su hermana, Sol siendo parte de Pili y Mili al tener una gemela idéntica, Max ganando terrenos con Ainhoa… Vale que pinta malo, pero Jan Cornet me encanta y la química entre los personajes me gusta y, además, podrían tener una historia chula.

Chuleta de motes

Como sé que para muchos es la primera vez que leéis estas crónicas y que el proceso mental que me lleva a crear un mote es retorcido, extraño y demás, he decidido adjuntar una chuleta para que sepáis cuáles son los motes de ciertos personajes y a qué vienen 😉

Ainhoa y Ulises: Los pongo juntos porque estos también son como los yogures, vienen en pack. Con sus idas y venidas amorosas, les he bautizado de varias maneras, Los tórtolos, Los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él) y siguiendo ese proceso, pues al final se quedaron con Tonteo y Lerdieta.

Capitán Montero: Bueno, a Ricardo siempre le he llamado Capi porque le tengo mucho cariño y por lo evidente, of course.

Gamboa: A Gamboa siempre le he llamado Rodolfo Langostino. ¿Por qué? Bueno, básicamente porque soy tan tonta que cuando escuché “Gamboa” por primera vez me dije: ostras, si le quitas la “o” se queda en Gamba… Una gamba en un barco con acento… ¡Rodolfo Langostino! Que conste que le llamo así porque le tengo mucho cariño al personaje, pese a ser el malo maloso.

Julián De la Cuadra: Yo siento devoción por este hombre, en serio, me encanta y me gusta verlo en plan tío de Ainhoa y Valeria, así que de ahí saqué

Salomé: Si no habéis visto La comunidad del anillo, os diré que empieza con la voz de la elfa Galadriel diciendo “El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire”, así, como con mucho misticismo, epicidad y demás. Pues bien, hubo un episodio en que Salomé se puso en ese plan y desde entonces, y porque la mujer suele ser muy sabia, la llamo Salodriel.

Sol: A Sol le puse de mote EmoSol durante el segundo episodio, en el cual demostró ser la alegría de la huerta y tuvo un momento emo brutal cuando Piti le preguntó cuál era su mejor momento en el Estrella Polar y ella comentó que sólo había sufrido.

Leonor y compañía: Como Leonor y sus secuaces eran, ante todo, unos chungos del quince, les apodé Los chunguitos en plan grupo de criminales malvados, algo así como Los golfos apandadores del Estrella Polar. Luego, Leonor era La chunguita, que para eso era la líder del grupo y la más chunga de todos. Seh, a veces tengo una imaginación…