Zona El Barco

Bitácora del Estrella Polar 3×05: Érase una vez con el agua al cuello


Una semana más, nuestra encargada de registrar los acontecimientos sucedidos en el Estrella Polar, Andrea (del blog Epic Us), ha escrito una nueva página del cuaderno de bitácora del Estrella Polar, contando desde su peculiar punto de vista lo que ocurrió en El dueño del mundo.

 Este jueves se emitió un nuevo episodio de El barco y a mí me gustó mucho: por un lado, siguieron las tramas que habían dejado abierta, hubo flashbacks muy interesantes y me encantó ver a Ainhoa más allá de ser la novia de Ulises. Pero, bueno, como siempre voy por tramas 😉

Comienzo con la trama de los niños que, aunque es simpática y Ratón es uno de los niños más monos ever, pues fue muy de relleno. Valeria está jugando en el hotel, cuando conoce a Ratón, que pasa de ella tres pueblos. Su abuelo, Ventura, es testigo y como el hombre no tiene nada mejor que hacer, decide ejercer de Salodriel, es decir, de Isabel Gemio, vamos, que los quiere hacer amigos.

Tras forzar un encuentro, que acaba con Ratón llamando miedica a Valeria y ésta a él empollón, decide que la sutilidad no va a servir. Así que les dice a los niños que habla con los fantasmas mediante una caracola y que un fantasma quiere que le den cuerda a su reloj. Entonces usa lo de “¿a qué no sois unos miedicas?”, para que vayan a la habitación y los pobres van aterrados. Ahí, se encuentran al fantasma, que en realidad es Ventura que les da un susto de muerte y se despiporra el muy cachondo. Soy fan. Y pensar que mi madre no me deja ni hacer lo de El melocotón que murió por culpa tuya con mis primos. Ah, sí, por cierto, los enanos huyen y acaban haciéndose amigos porque ambos han tenido miedo.

Ídolo.

A mis nietos pienso hacerles algo así, muajaja.

Por otro lado, hoy hemos tenido doble entrega de flashbacks y la mitad de ellos han estado centrados en Estela. Todo empieza cuando Burbuja está viendo una fotografías del hotel, cuando se encuentra con Vilma (más tonificada imposible tras su paso por el SPA) y le comenta que Estela sale en una fotografía. Aunque al principio no está muy convencida, acaba pidiéndole la foto y se va con ella a pedirle explicaciones a Estela.

Vilma le da un besito a Burbuja, muy bonico todo :3

Pero… ¿Por qué en el hombro? Como una es bajita, le gusta pensar que es porque no llega a la mejilla, xD.

Primero, Estela miente, pero entonces Vilma le dice que hay un jacuzzi (confirmado: ¡Vilma ha estado en un SPA!) y que le está mintiendo; también se pregunta cómo puede ser que el primer sitio en el que estén, sea precisamente en el que Estela estuvo montando a caballo. Ésta le dice que no es asunto suyo y recuerda montar a caballo, reunirse con El palafrenero (esta trama es tan Once upon a time) y casi besarle, cuando aparece su padre y le corta el rollo. Éste tiene una sorpresa para ella: la beca del Estrella.

También le indica que al día siguiente volará a España y Estela dice que hace mucho que no lo ve, que iban a pasar más tiempo juntos, así que no va a España… Y su padre le calza una hostia de campeonato, mientras le dice que quiere estar ahí para follarse a todo el personal del hotel. El padre es un encanto, ¿eh? Madre mía, eso sí que son amores que matan. Eso sí, también diré que me creo lo del personal, ¿eh?

En otro recuerdo, vemos a Estela abrazando y besando al Palafrenero, que quiere huir con ella. Estela dice que su padre les encontraría en cualquier lado… y le arrancaría el corazón, ay, no, que me he equivocado de serie. El palafrenero insiste en que huya con él, que nunca les encontrará y Estela accede.

En el presente, estando Estela recordando en la azotea, Vilma va a verla y le lleva… ¿Lo adivináis? ¡Exactamente! Una Coca-Cola. La Coca-Cola, al parecer, tiene cualidades tipo pentotal sódico porque Estela decide hablar: le dice que fue ahí de vacaciones o en Cancún… Vilma dice que le da envidia porque sus padres la llevaban a un camping (y a mí me gusta pensar que es el de Con el culo al aire, por cierto), cuando Estela dice que la que tiene envidia es ella porque los demás han sido elegidos porque tienen una función que cumplir, mientras que ella es una enchufada. Entonces dice que su padre es el dueño del hotel, también del Estrella y que, si queda un trozo de tierra, también será de él… WTF? Pero, como bien dice Vilma, ¿quién leches es este hombre?

Vilma: Esteeela, toma una Coca-Cola y responde unas cuantas preguntitas, maja.

Por cierto, qué guapa es esta chica y qué mona me ha salido en la captura.

 

Duda filosofal (que no filosófica): ¿en el reglamento del hotel les obligan a ir con vestido playero? ¿Y de dónde lo han sacado si se supone que todos llevaban lo justo? ¿Tienen un taller ilegal en el Estrella entre el SPA y la fábrica de Coca-Cola?

Estela responde que su padre es un hombre que consigue lo que quiere y recuerda de nuevo: ha acudido a su cita con El palafrenero, pero éste no aparece, sino que lo hace su señor padre. Estela intenta huir, pero como que no es muy factible la cosa, así que dice enfrentarse a su progenitor. Le pregunta por El palafrenero y ella misma se da cuenta de que le ha matado. Ostras, pues al final no me había equivocado tanto de serie. Por cierto, señor chungo donde los haya que mata a los novios de su hija en vez de asustarlos, retenerlos o algo menos radical. Entonces, el padre le dice que, aunque no lo crea, le está salvando la vida. Lo curioso del caso es que Estela, aparentemente, se queda mansa. ¿Estará tramando invocar una maldición tremebunda o algo así?

Otra de las tramas ha sido la del golpe de estado barquero, que continúa de la semana pasada. Los hoteleros no lo tienen demasiado fácil para secuestrar el barco, pero deciden seguir a lo suyo y llevarse combustible del hotel. Claro, como que eso lo soluciona ¬¬U En esas, Piti aparece con el bebé en brazos porque éste necesita mamar y la madre no tiene leche, así que, con un par, va a la cocina. Ainss, Piti, cuando te sale la vena heroica, me derrito :3

Mientras tanto, Tonteo regresa del barco ruso y se encuentra con su padre que está hablando con Salodriel por walkie y le dice que nunca dejaría de estar a su lado. Ante tal arranque, Tonteo le pregunta si se hubiera quedado con su madre si hubiera sabido que ésta estaba embarazada. El Tito es muy sincero y le dice que sí, que se hubiera ido igual porque estaba enamorado de Salodriel y, oye, será una putada para Tonteo, pero a mí me parece muy bonito. Seh, soy muy fan de Salo y Julián ^^

Ante la respuesta, Tonteo se nos pone sentimental y recuerda estar corriendo en un parque y conocer a… ¡Roberto! Macho, este hombre es un relaciones públicas de la hostia, conoce a todo dios. Roberto (Schnider, por cierto) se hace el simpático y tal, pero acaba dando un poco de miedito al conocer la vida de Tonteo al dedillo. A Tonteo, claro está, el tema no le mola nada y Roberto le cuenta que conoce a su padre, Julián de la Cuadra.

Yo cada día soy más fan de este hombre, serisously.

En el presente, Tonteo le pide explicaciones a su padre, cuando aparece Cho y le hace callar… Cho, hijo mío, ¿por qué no apareciste al principio de la serie, eh? Bueno, Cho les muestra el motín que se está llevando a cabo y noquea a uno de los hoteleros chungos haciendo karate o algo así… Jia, jia, jia, me están poniendo muy a huevo que le llame Bruce Lee, pero de momento resisto ò_ó

A todo esto, en la cocina BricoPiti ha vuelto y tras la bañera y un par de cosas más, ha inventado un biberón con un guante. A EmoSol no le parece buena idea (qué novedad, algo no le gusta a esta mujer –nótese la ironía–), pero Piti la convence y le va a dar de merendar (mientras a EmoSol están a punto de caérsele las bragas… Y no diré que no la entienda, xD) cuando aparece El calvo para que se lleven al bebé, pero Piti no lo permite. Jo, Piti, es ver un bebé y te creces, ¿eh?

Se me enamora el alma, se me enamoraaaaa…

Los ángeles del Capi entran en el Estrella y Cho Lee (efectivamente, soy una persona muy débil) noquea a otro más, mientras El Tito le pregunta a su hijo que si hubiera dejado embarazada a Julia, se hubiera quedado con ella. Tonteo dice que sí, pero el Tito está convencido de que no (si me pongo literal, suelta: ¡los cojones!). Ante el comentario, Tonteo recuerda una tarde con su madre (estando ya enferma) en la que se ponen en plan intercambio-psíquico y ella le explica que Julián no era tan mierda porque le dejó todo su dinero sin ni siquiera saber que estaba embarazada.

En el presente, Tonteo sigue emperrado en el tema y, pese a estar intentando frenar un motín, le dice a su padre que él se hubiera quedado ahí, dando la cara. El Tito le dice que si se hubiera quedado, Tonteo habría visto que no se querían y que eso no es una familia. Entonces le da un abrazo a su padre y vuelve a recordar: se reúne con Roberto en un parque y éste le informa sobre De la Cuadra (por cierto, MUERO con que la primera foto sea una de Julián con El Capi en plan matrimonio, muy fantabuloso el detalle ^^).

Para que veáis que no me invento cosas, xD.

Cuando Tonteo le pregunta por qué quiere conocerle en ese momento, Roberto le dice que no es así, que Julián no sabe ni que existe, pero que es especial y que forma parte del Proyecto Alejandría porque él mismo lo eligió. En ese momento, Roberto ve a un tío y le dice que se vaya y que confíe en él y se reúna con su padre. Tonteo se larga y Roberto echa a correr cual Correcaminos, huyendo del desconocido vestido de negro (y, según aprendí viendo Slayers, los chungos siempre van de negro, así que ojito, xD).

jaijiafoaiufaufa…

Bueno, vale, no es que sea fan, que también, sino que estoy enamorada de Iván Massagué :3

Por otra parte, en la cocina, EmoSol le pregunta a Piti que por qué pudiendo ser el chico tierno que cuida a un bebé, es un idiota, a lo que Piti responde que es más fácil ser el idiota que ser el héroe. En ese preciso momento, el barco se mueve, así que Piti le da el bebé a EmoSol y agarra un cuchillo. EmoSol le dice que está loco y Piti dice que no piensa permitir que se lleven el Estrella porque en el hotel quedan muchos de ellos, queda Vilma… Eh… Esto… ajfjajakjfaifljaijfra… Muero de amor, muero, muero y remuero. Además, Piti le pide a EmoSol que si le ocurre algo, le diga a Vilma que fue un idiota. Oh, por favor, yo me muero de amor, si es que sigue hasta las trancas, sólo piensa en ella (y mi parte infantil también piensa: ñañañaña, fastídiate, Sol, xDD).

Entonces se desata el caos: PitiRambo sale con el cuchillo, justo cuando Los ángeles del Capi interrumpen en el comedor, por lo que los hoteleros chungos y éstos se ponen en plan quién tiene la chorra más larga. Por suerte, ese es Rodolfo, que es un crack de la vida y, pese a estar ciego, ha calculado cuántos son, los que quedan y los que perderán tras la refriega. Este hombre tiene poderes, ¿verdad? Bueno, Rodolfo dice que morir por morir, tontería, sobre todo cuando hay otro barco igual que el Estrella.

El calvo cabrito (nadie apunta a Palomares, nop) no cree a Rodolfo y les pregunta que por qué no son ellos los que se van y El Tito dice que el Estrella es su casa y que por eso no se van. Ahí, Tito, dejando las cosas claras. Uno de los esbirros del Calvo cabrito confirma la existencia del otro barco. Al final, éstos se marchan y entonces Tonteo recuerda el encarguito de Rodolfo y acaba hilando, por lo que va a la sala de mandos, donde está Rodolfo para preguntarle qué había en esa caja.

Gamboa, el único hombre que acojona más estando ciego que no.

Tonteo le pide que deje marchar a Los hoteleros chungos y Rodolfo dice que las personas que han sobrevivido escribirán la historia y que si quiere que esa gente participe en eso. Tonteo dice que Rodolfo no es mejor que ellos, algo que éste no niega y, de hecho, le dice que la diferencia es que él tiene el detonador y que Tonteo llevó la bomba a cambio de la dichosa foto de marras. Macho, ¿qué hay en esa foto? ¿Ulises pateando gatitos?

Bueno, Rodolfo no se lo piensa dos veces y hace explotar el barco ruso. Entonces, le da la foto de marras a Tonteo y le dice que sea feliz con Lerdieta, que le diga que no tienen secretos, porque esa es la base de un matrimonio feliz. Entonces Tonteo vuelve a recordar: tras coger una nota que se le cae a Roberto, va a un almacén donde lo ve reunirse con alguien (a quien Roberto conoce, por cierto), que es el que le ahoga. Tonteo, al acercarse, hace ruido, por lo que los encapuchados se largan, dando a Roberto por muerto, aunque Tonteo lo salva. Ulises, esa es la mejor cosa que has podido hacer en tu vida, sep, sep.

Vale, a ver, Roberto sale huyendo de alguien y se reúne con un supuesto amigo. Eso lo acabamos de ver. También hemos visto que huía de Philippe. Entonces, digo yo, en plan teoría conspiparanoica: ¿y si Roberto se arrepintió de trabajar para Philippe y cía y actuó por cuenta propia, en plan rebeldes del Proyecto Alejandría y de ahí que se lo cargaran? Jo, que ganas de seguir descubriendo la historia de este hombre, seriously.

Ah, bueno, por cierto, Tonteo nos enseña la dichosa foto y no sale pateando gatitos, sino besando a Dulce, ¡una de Los chunguitos! OMG, ¿pero esto qué significa? Si, además, Dulce parecía conocer a Piti, ¿estará todo relacionado? Uy, uy, uy.

Yo lo flipo muy mucho, sep.

Y, para acabar, pues han continuado con la trama del ascensor, donde El Capi y Julia se habían quedado atrapados y a punto de diñarla. De hecho, están intentando salir por la típica trampilla que hay en los ascensores de las películas, pero la presión del agua no permite que se abra. Por suerte, Lerdieta le echa narices al asunto y decide salvarlos: bajará por el otro ascensor, perforará la pared y les pasará oxígeno para que respiren mientras buscan la manera de salvarlos. Lerdieta llama a su amado Tonteo que, dados sus pulmones xxl, no es mala idea, pero este está ocupado con el tema del motín y eso.

Max considera que el plan es un suicidio, aunque decide ayudar y, de paso, le dice que cree que no ha sido un accidente. Por el camino, le dice que una niña pianista no es Lara Croft y Lerdieta tarda cero coma en hilar: ¿cómo sabe que es pianista? Así que, por si las moscas, le deja grogui. Os juro que es verdad. Lerdieta piensa y actúa con cabeza, en serio… Sí, yo también lo flipo.

En el ascensor, al mismo tiempo, Julia le explica que escuchó a Valeria hablar de su madre y que le da miedo vivir bajo el fantasma de Marisa o convertirse en la madrastra del cuento. El Capi le dice que no olvidará a Marisa, pero que quiere “empezar una nueva vida con usted”. Y seguimos con el “usted”, ¿eh, Capi?

Esta captura tiene la única finalidad de matar a alguien de amor, ¡qué miraditas! *0*

Por su parte, Lerdieta le ha contado lo sucedido a Salodriel que, ni corta ni perezosa, ha cogido un arma para vigilar a Max. Éste intenta detener a Lerdieta y le dice que hay otra solución: subir el ascensor con generador conectado al mecanismo de emergencia. Justo en ese momento, El Tito les informa del motín y Salodriel cree que Max es el diablo y que él ha puesto al Capi ahí abajo. Y yo me digo, querida Salodriel, si Max es el que se pispó de todo y ha estado ayudando a Ainhoa, ¿por qué leches iba a estar con los del motín, eh?

Lerdieta, que hoy está que se sale, decide aliarse con el diablo (palabras textuales), mientras el Capi le dice a Julia que es la única mujer de la que se ha enamorado después de Marisa y que quiere llenar muchas páginas del álbum de fotos de su familia con ella. Y, jo, vale que no sea el momento, pero es una escena tan tierna ^^ En el piso superior, Lerdieta le dice a Max que tiene veinte minutos para elevar el ascensor y le dice a Salodriel que si él hace algo raro, le disparé un arponazo. Ay, Ainhoa, qué fácilmente solucionas tú las cosas con los arpones, ¿eh?

Mientras baja en el otro ascensor, Lerdieta le dice a Salodriel vía walkie que si le ocurre algo, que le diga a Valeria que se ha ido a llevar la carta a su madre porque no se fía de los globos. En serio, esta chica es tan mona cuando está con su familia. Y, ante la evidente preocupación de Salodriel, Max le dice que esté tranquila, que la van a sacar de ahí y que las chicas como Ainhoa tienen ángel y la aludida lo escucha. Y una que nunca ha soportado el Ulinoa, está a punto de shippearlos porque, eh, los actores molan.

Max: “… las chicas como Ainhoa tienen ángel.”

Y la patata de Ainhoa (y la mía) hizo boom ;P

Además, dentro del ascensor, Julia le dice al Capi que sí que se quiere casar con él, pasear con él, besarse en público, tutearle… Bueno, eso no se lo dice, pero seguro que sí que quiere que eso ocurra. Entonces se besan… Y escuchan a Ainhoa, que está al otro lado y les explica el plan. El Capi le dice que es peligroso y que se vaya, pero ella lo hace igualmente, mientras Max se pone en plan McGiver. Seguro que con BricoPiti lo habría tenido más fácil, sep, sep.

Cuando la pareja está ya con el agua al cuello literalmente, Lerdieta consigue pasarles el oxígeno y se lo van turnando mientras, por un lado, el ascensor de Ainhoa empieza a inundarse y Max ha hecho funcionar el generador. En un principio parece que no funciona, momentos de ansiedad, pero duran un segundo, pues el ascensor de la parejita empieza a subir… aunque no el de Ainhoa. Ésta, encima, pierde el tubito del oxigeno, aunque le promete a su padre que se verán arriba, así que El Capi se pone en plan celebración con Julia: ¡a besarse se ha dicho!

Lerdieta le pregunta a Salodriel qué está pasando, porque el ascensor suyo se mueve, pero no sube. El nivel del agua sí que lo hace, así que acaba sumergida. Y entonces El Capi y Julia salen del ascensor, mientras Salodriel y Max están sufriendo como Geno por la chica. El Capi está entrando en brote, cuando el otro ascensor se abre y sale Ainhoa, por lo que todos están muy contentos y Lerdieta mira a Max y a mí no me hagáis esto, que los voy a shippear y será peor, leches, xD.

Pese haber recuperado a su hija, El Capi sigue en brote por lo del motín y le dice a Max que nadie secuestra un barco si no sabe a dónde va. Por eso, al final, Max acaba explicando que, al día siguiente del cataclismo, recibieron una señal de radio de un avión y que saben donde está la tierra. Uhh, mola.

Eso es todo por hoy. Yo estoy muriendo por ver el siguiente episodio por: 1) Burbuja encuentra un vídeo de Roberto y ya sólo el avance mola; 2) ¡El páter era quinqui! ¿Pero esto qué es? Pero… Pero… Creo que no lo he terminado de asimilar, xD.

Chuleta de motes

Como sé que para muchos es la primera vez que leéis estas crónicas y que el proceso mental que me lleva a crear un mote es retorcido, extraño y demás, he decidido adjuntar una chuleta para que sepáis cuáles son los motes de ciertos personajes y a qué vienen 😉

Ainhoa y Ulises: Los pongo juntos porque estos también son como los yogures, vienen en pack. Con sus idas y venidas amorosas, les he bautizado de varias maneras, Los tórtolos, Los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él) y siguiendo ese proceso, pues al final se quedaron con Tonteo y Lerdieta.

Capitán Montero: Bueno, a Ricardo siempre le he llamado Capi porque le tengo mucho cariño y por lo evidente, of course.

Gamboa: A Gamboa siempre le he llamado Rodolfo Langostino. ¿Por qué? Bueno, básicamente porque soy tan tonta que cuando escuché “Gamboa” por primera vez me dije: ostras, si le quitas la “o” se queda en Gamba… Una gamba en un barco con acento… ¡Rodolfo Langostino! Que conste que le llamo así porque le tengo mucho cariño al personaje, pese a ser el malo maloso.

Julián De la Cuadra: Yo siento devoción por este hombre, en serio, me encanta y me gusta verlo en plan tío de Ainhoa y Valeria, así que de ahí saqué

Salomé: Si no habéis visto La comunidad del anillo, os diré que empieza con la voz de la elfa Galadriel diciendo “El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire”, así, como con mucho misticismo, epicidad y demás. Pues bien, hubo un episodio en que Salomé se puso en ese plan y desde entonces, y porque la mujer suele ser muy sabia, la llamo Salodriel.

Sol: A Sol le puse de mote EmoSol durante el segundo episodio, en el cual mostró ser la alegría de la huerta y tuvo un momento emo brutal cuando Piti le preguntó cuál era su mejor momento en el Estrella Polar y ella comentó que sólo había sufrido.

Leonor y compañía: Como Leonor y sus secuaces eran, ante todo, unos chungos del quince, les apodé Los chunguitos en plan grupo de criminales malvados, algo así como Los golfos apandadores del Estrella Polar. Luego, Leonor era La chunguita, que para eso era la líder del grupo y la más chunga de todos. Seh, a veces tengo una imaginación…