Zona El Barco

Bitácora del Estrella Polar 3×02: Loca academia de soldados y pianistas


Una semana más, Andrea del blog Epic us, trae su particular visión de los hechos acoentecidos en el Estrella polar con un nuevo escrito en el cuaderno de bitácora.

Un día más tarde de lo habitual, más que nada porque ayer no estuve en casa en todo el día, toca comentar el nuevo episodio de El barco. Una vez más, sigo notando que se trata de la parte final de la segunda temporada, pero este episodio me ha parecido más completo que el anterior y, de nuevo, nos han dado flashbacks. Uh, cómo mola. Últimamente están tirando la casa por la ventana con los flashbacks, ¿eh?

Así que, nada, vamos con la crónica. Hoy me ha costado un poco más dividirla por tramas porque la parte del Estrella Polar ha sido como que muy conjunta, pero, bueno, a ver qué sale.

Hoy, y es por quien voy a empezar, hemos vuelto a saber de nuestra heroína romántica por excelencia (nótese la ironía), Lerdieta, tras varios episodios de ausencia. Su padre, que desde el episodio anterior ha recordado que tiene una hija, sigue intentando contactar con ella, mientras nosotros vemos a Lerdieta encerrarse en una sala con un cacharro entre las manos y un arañazo en un brazo. ¿Esto qué es? ¿Ha habido crossover con Luna al toparse con Joezno y yo no me he enterado? ¿Marimar ha ido a visitar a Burbuja, ya convertida en loba o algo así?

A lo mejor ha estado desaparecida haciendo REC Estrella Sirrah.

Rebuscando entre lo que hay en una mesa, encuentra unas partituras, así que recuerda una clase de piano, donde su profesora le dice que está entre las finalistas de la beca de la sinfónica de Viena y que esa tarde deciden el elegido. Se ponen a tocar a cuatro manos y una cosa lleva a la otra y se besan. ¡Ostras! A este paso Ainhoa se enamorará de Vilma y está entre Piti, Palomares, el chino y Lerdieta podrá montarse un harén. Menudo poderío tiene Vilma, ¿eh?

En la actualidad, Lerdieta intenta constantemente contactar con el Estrella Polar, mientras escucha ruidos raros, como golpes. No, en serio, ¿qué está ocurriendo ahí? ¿Habrá un kanima dando vueltas por ahí? Sí, estoy con Teen wolf y estoy obsesionada. Bueno, Lerdieta vuelve a recordar: es por la mañana, su madre sigue viva, Valeria está haciendo pipi así que no la vemos ni en flashbacks (jia, jia, jia, son de un cutre a veces, seriously), el Tito trae churros y el correo. Lerdieta no parece muy animada con la beca de la Sinfónica, ni siquiera cuando su madre le da la noticia de que se la han concedido. De hecho, Marisa, el Capi y el Tito se alegran mucho más que ella.

Más tarde, Lerdieta acusa a su profesora de darle el puesto porque le gusta. Ésta le pide que cierre los ojos, los vuelva abrir, lea una partitura de Liszt durante diez segundos y la toque. Lo impresionante es que la toca de memoria, ¡siendo Lizst! ¡Hostia puta! Sí, vale, estudié historia de la música y estas cosas me molan. La profa dice que Lerdieta posee una memoria prodigiosa, algo que ha sorprendido en tuiter. Bueno, oye, se puede ser lerda y tener buena memoria. La profesora dice que la beca se la han dado porque tiene un don… Claro, sólo tiene uno, porque vino Patricia Montero y le birló el don Melinda Gordon y al Galleguiño.

Concentración máxima.

Dada la capacidad mental que ha demostrado Ainhoa, le falta salir humo de la cabeza.

Lerdieta sale del conservatorio y Rodolfo le está haciendo fotografías (personalmente, me gusta imaginármelo cantando Every breath you take o Private eyes), lo sorprendente es que a su lado está… ¡Roberto! Rodolfo dice que se va a encargar de eso porque el destino de Ainhoa es estar en el Proyecto, pero Roberto le prohíbe acercarse porque es de su familia y él se encargará.

En el presente, Lerdieta intenta hablar vía walkie con Tonteo, pero sólo se oyen los golpecitos de antes. Y recuerda una vez más: está tan contenta con la beca, cuando Roberto aparece con un peluche para felicitarla. Hablan de Viena, de su talento y, de repente, Roberto le pregunta si se sabe algo de su madre. Lerdieta alucina y Roberto se hace el discreto, antes de acabar contándole que han encontrado algo en la sangre de su madre; también le deja caer que se lo ocultaron para que no le afectara a la hora de aceptar la beca o no. Contra, pedazo de manipulación, ¿eh? Oye, Roberto, que yo intento no odiarte, ¿no me lo podrías poner más fácil, contra?

Para acabar, Lerdieta escucha un grito agónico del cual no he entendido nada (a lo mejor Tonteo está cantando Shakira) y, de nuevo, volvemos al pasado, donde Roberto le cuenta a Rodolfo que Ainhoa ha renunciado. Roberto está cabreado, seguro que se siente un traidor y Rodolfo le dice que, posiblemente, le haya salvado la vida. Jo, no me digáis por qué, pero yo no creo que Roberto sea tan malo como nos lo pintan. Al final, Lerdieta agarra el cacharro de antes y acaba saliendo de la sala, ahí, a la aventura.

No pierdo oportunidad de sacar a Roberto, nop ;P

Por otro lado, hemos tenido la parte del Estrella Polar que, como ya he dicho, ha sido como un montón de pequeñas tramas que han estado relacionadas. La cuestión es que el Capi ha reunido al Concilio de nuevo para explicarles que han encontrado un faro y tal. Lo que me llama la atención es lo siguiente A) de Julia ni rastro y ni comentan nada al respecto; B) puedo entender que Ramiro esté ahí porque fue él quien le puso el rastreador a Manolito, pero, ¿y Palomares? Me gusta pensar que es porque al Capi le gusta verlo y esas cosas, que Palomares es muy bonico él.

Tras compartir unas miradas intensas con Rodolfo, Ramiro recuerda las amenazas proferidas por éste hacia su persona y comenta que, a lo mejor, es un barco. El Capi y Burbuja le explican que no y van a ver el faro. Rodolfo, entonces, abraza a Ramiro y… Dios, yo no sé si es pitorreo, el subconsciente o qué, pero personalmente me acuerdo de la escena de la manzana, de las miradas intensas y se me dispara la imaginación, xD. Una cosa es segura: Rodolfo nos va a volver tarumba a Ramiro, en serio.

A mí Rodolfo me mira así y me escondo debajo de la cama, qué miedito.

Después, Burbuja intenta contactar con la gente del faro y, mientras, le recuerda al Capi que todos los que se han acercado han sido unos chungos. Además, le informa a Salodriel de que la luz es rara y, eh, tras tres temporadas, si Burbuja dice que algo es raro, hay que creerle. Macho, esta gente no aprende, ¿eh? Además, Burbuja dice que a lo mejor tienen bebés y columpios para que juegue el bebé de Salodriel y de Vilma, lo que acaba desembocando en que Salodriel diga que su bebé está cansado por el viaje en cigüeña y que Burbuja le pregunte si sabe de dónde vienen los niños.

A todo esto, el Tito está en la lavandería y Piti aparece para pedirle perdón por el fantástico plan que tuvo durante el episodio anterior. El Tito, que ha pasado ya a la aceptación como estadio de un hecho traumático (lo que aprendo viendo House, oye) le dice que está bien y que él también debería pedirle perdón porque se comportó como un nazi. Me sorprende la conexión entre Piti y él, que uno lo llama Hitler y el otro se llama nazi. Mmm, empiezo a sospechar que Julián está ocupando el lugar de Vilma… Bueno, Piti intenta animarle y se llama a sí mismo El tonto del chicle, así que el Tito se nos pone ceremonioso y le quita el chicle para ponérselo él en la frente. Ainss, qué circular, poético y bonito todo. Últimamente estos dos juntos me dan mucha ternura, ¿eh?

Tras un rato intentando contactar con la gente del faro, la luz se apaga, así que tanto Burbuja como El Capi creen que los del faro no quieren visitas. Al día siguiente, El Capi informa de todo a los alumnos (alegría general, salvo de La nueva), también les explican que ellos van a optar por repetir la táctica del faro y, por la noche, no encenderán ni una luz. Además, como ir a tierra puede ser peligroso, tienen que votar, situándose a un lado de una línea o al otro, salvo las chicas que siguen en el SPA, que han votado por correo, parece ser.

Julián: Guayominí… Douze points… Oops, creo que me he equivocado de votaciones.

 

Palomares: Desde Rosa esto ha decaído mucho, ¿eh?

Piti (cantando): Europe’s living a celebration…

No, en serio, me mola la carita que se les queda ante el voto de ir a tierra de Vilma n_n

Al final, con el voto de Rodolfo se quedan en tablas, así que Ramiro (tras más miradas intensas entre ambos) decide cambiar de opinión y juntarse con sus amigos en ir a tierra. Más que nada, situarse junto a Rodolfo, a quien seguiría hasta el fin del mundo, al parecer. Jo, qué romántico me ha quedado, xD.

Más tarde, El Capi va a ver a Rodolfo, que está haciendo ejercicio (o poniéndose en forma para Ramiro, ey, podría ser, xD) y éste se sorprende porque hace días que no apuñala a nadie ni cosas así. Jo, Rodolfo, qué sentido del humor, ¿eh? El Capi le pide que coja a los alumnos y que forme un pequeño ejército que pueda defenderlos. Rodolfo le pregunta si tiene carta blanca para hacer el Chuck Norris y él se la da; me gusta pensar que también le ha dado un vale para el SPA donde están Julia y Vilma.

En el entrenamiento, Rodolfo anuncia que está saliendo con Estela, sí, tan WTF? como menos a cuento. Encima, le hace una llave al pobre Tito. Por cierto, me encantan Piti y él compartiendo caretos y comentarios, son muy achuchables. Rodolfo pide un voluntario, pero nadie sale (yo estaría mirando al suelo, intentando mimetizarme con el ambiente) y va a por Palomares que argumenta que no levantará la mano contra un compañero. Para salvarle, el Tito se presenta voluntario y le toca pelear con Estela. El Tito está dudando por pegar a una chica y tal, pero Estela le hace una llave y el Tito acaba huyendo.

Marujeando.

Yo hago eso en clase también, xD.

Mientras tanto, Salodriel le comenta al Capi que Burbuja se está haciendo preguntas sobre de dónde vienen los bebés y le pide ayuda para que hable con él. El pobre Capi se nos hace caquita porque, vamos, que ya le conocemos y estas cosas como que no se le dan muy bien. Salodriel, que es muy lista, le dice que practique con Burbuja porque algún día tendrá que hacerlo con Valeria. En serio, sabia es un rato esta mujer, ¿eh? Eso sí, me habría encantado que se lo pidiera al Tito que, como es más basto que un collar de cocos, habría dado una escena genial, xD.

A la hora de comer, Piti, Palomares y La nueva se sientan con el Tito y Piti intenta quitarle importancia a lo que ha pasado, diciéndole que no se sienta humillado y esas cosas. El Tito le deja claro que no se sintió humillado, pero Piti no se pispa de nada y sigue insistiendo… Hasta que llega Estela, se agacha, se le ve la pechonalidad y Piti, al fin, hila. Lo peor del caso es que Piti hila en voz alta, pese a que Palomares intenta que se calle, así que el Tito se va, ofendido, y el Capi le pega una colleja, para salvaguardar el honor de su marido y eso. El Capi, además de echarle una bronca, le castiga a barnizar las sillas.

Al mismo tiempo, Ramiro va a visitar a Rodolfo, que está en plena re-interpretación de Flashdance, para preguntarle acerca de la luz y por qué quiere acercarse a tierra, si casi le mata para impedirlo. Ojo, qué narices tiene Ramiro de ir solo, a ver si le vuelve a pegar otra vez. Rodolfo le dice que no sabe qué hay donde la luz, así que Ramiro le acusa de mentiroso y le recuerda que le prometió que nunca le mentiría. Ejem, ya… Cada vez estoy más convencida de que tenemos un segundo matrimonio a bordo, xD. Rodolfo, por cierto, le dice que no le ha mentido y que tenga cuidado porque no le prometió no matarle.

El Tito, por su parte, se acaba encontrando con Estela recién salida de la ducha, por lo que va en albornoz y se le ha ahuecado. La chica intenta disculparse, incluso le dice que en clase pueden fingir que él la tumba, pero el pobre Tito está en plan “tierra, trágame” y le acaba diciendo lo que pasa, antes de irse todo azorado.

Después, Rodolfo sigue con sus clases, haciendo armas y esas cosas. La verdad es que hubiera molado mucho más si hubiera cantado Voy a hacer todo un hombre de ti. Jo, entre las pintas, los palos y el Tito venga a espatarrarse, habría quedado molón.

Gamboa (cantando) Seré más raudo que un río bravo, tendré la fuerza de un gran tifón…

Seh, hoy con Rodolfo me habría montado un episodio musical en condiciones.

Rodolfo les explica como disparar y le pide a Palomares que practique, pero éste no quiere. Rodolfo insiste, presionándole tanto que ya no es que le pegue (MUY mal pegarle en la cara, en la cara no, hostias), sino que le llega a decir qué quería si dispararan a Vilma en el vientre. Menudo golpe bajo. Ante ese ejemplo, Palomares se derrumba y le pega tres tiros a la diana. Por cierto, Bernabé ha estado fantástico en esta escena, me ha transmitido un montón y me ha gustado el que renuncie a sus ideales por Vilma, aunque sea Picapiedra.

En serio, Bernabé se ha lucido hoy. Menuda cara se le ha quedado con la referencia a Vilma, buff.

Y mientras Rodolfo está haciendo todo un hombre de los tripulantes, El Capi intenta explicarle a Burbuja cómo se hacen los niños… A su manera. En serio, este hombre es todo ternura, me encanta verlo así, en plan padre desastre. Burbuja, por cierto, flipa ante las explicaciones tanto del Capi como de Salodriel y les acaba impartiendo toda una master class de cómo quedarse embarazado. La cara de Salo y del Capi es brutal, es genial como flipan, xDD. Me muero, cómo han cambiado las tornas, jajaja.

Ya por la noche, con el Estrella a oscuras, el Tito va a la sala de mandos donde está el Capi para ponerse en plan intercambio psíquico a su manera, lo que conlleva expresiones del tipo “se me levantó el periscopio”. Lo que le pasa al pobre Tito es que teme que Salodriel se aleje todavía más de él al conocer lo sucedido… o lo que cree que va a pasar en la isla. Ay, Tito, no digas eso, que no, que ella te quiere. El Capi, que es muy amoroso él, le dice que ante una sola palabra, dan la vuelta. Ainss, qué bonico.

No podía faltar la capturilla de la escena matrimonial, que ha sido muy chula :3

Una vez más, escuchan el ruido del walkie y, ante la posibilidad de que sean Los tórtolos, deciden arriesgarse y salir a cubierta. Pese a que lo intentan, no llegan a contactar, aunque, sin querer, encienden una luz. Entonces, Burbuja les cuenta que, en cuanto se ha encendido el foco, ha aparecido un punto en el radar que se acerca a ellos, así que se pone en marcha el ejército.

Y, para acabar, pues he dejado la parte de Piti y Sol, más que nada porque han estado más a su bola que el resto. La cuestión es que, tras la noticia de llegar a tierra y tal, Piti consigue alcohol para celebrar que van a abandonar el Estrella, así que brindan y Piti se nos pone poético, quiere que cada uno cuente su mejor momento en el Estrella.

Estela, haciéndose de rogar (qué raro, con lo que le gusta llamar la atención), dice que cuando bailó con Ulises por sus pectorales. Hostia, Estela, eres toda una carpetera, ¿eh? Le sigue Palomares con su beso con Vilma, pero también dice que fue el peor de todos porque traicionó a su amigo, pero Piti le sonríe y le abraza y tal. Jo, en serio, este muchacho es todo bueno y nada rencoroso, ¿eh?

Entonces, sigue Piti con la inauguración del camarote 31, que escandalizó a los fantasmas y todos. Dios, Piti, qué básico puedes llegar a ser, pero te quiero igualmente, xD. Después va Ramiro que se nos pone sensiblón diciendo que lo mejor ha sido conocerlos a ellos, sus amigos. Jo, Ramiro, qué bonico :3

Zumos EmoSol patrocina La frase emo de la semana.

Tras la bonita intervención de Ramiro, Piti le pregunta a la calladita, vamos, a La nueva, que dice que todos sus momentos en el Estrella han sido malos. Depresión general. Piti intenta que Sol diga algo bueno, una caricia, un acercamiento, pero Sol sigue en sus trece de que todo ha sido malo. Hala, corta-rollos. Porque sólo tienen Coca-cola, sino Piti la manda a tomar Fanta, ¿eh?

Sol: No he pasado ni un solo buen momento, todo es una puta mierda, hasta una canción de Coldplay es más animada que yo, ¿vale? De hecho, las pavas de mi camarote ni eran conscientes de mi presencia hasta hace tres episodios ù_ú

Y el resto no saben donde meterse, de hecho, porque no quedan grillos, que si no se les escucharía.

Por cierto, Piti parece sacado de un tablao flamenco en esta captura, xD.

Zumos EmoSol patrocina La frase emo de la semana.

Y por si EmoSol no había cortado el rollo lo suficiente, les llega lo del entrenamiento de Rodolfo y Piti flipa porque, según él, es un hobbit y no un soldado. Vale, no lo dice así, pero el espíritu está captado en la frase, xD. EmoSol, entonces, se nos pone en plan Teniente O’Neil, diciéndole que los del barco ruso tampoco y que si quiere acabar como ellos.

Más tarde, EmoSol se sienta en un taburete y se apoya en otro, justo cuando llega Piti, que los ha estado barnizando por el castigo del Capi. Piti empieza a vacilarla a saco, pero EmoSol le dice que se olvide de ella y demás cosas bonitas. Por eso, Piti va a largarse, pero como ella le pide ayuda y por favor, accede. EmoSol se quita la zapatilla, pero sigue con una banqueta pegada en el culo y Piti quiere arrancarla como una tirita, pero ella prefiere ir a la ducha para que el agua caliente despegue el barniz.

Piti sierra las patas de la banqueta, mientras le toma el pelo al Piti style, lo que provoca más borderías en la chica. Piti comenta que esa es su Sol, la que no hace amigos, por lo que ella explica que acabó ahí por error, que no debería estar ahí. Piti opina que no importa, que ya ha pasado y que le quedan seis horas para sacar algo bueno del Estrella, pues si no logra hacerlo ahí, tampoco cree que lo haga en la isla. También comenta que espera que ahí haya “gatitos riquiños” que la acompañen mientras se convierte en una vieja amargada.

Sol: sssshh shhhhs ssssss…

Piti: Tu papá Voldemort te puso el nombre porque eres tan cálida como un rayo de Sol, ¿eh? Pues el pársel no me impresiona, bonita, que Vilma me amenazaba mucho mejor al principio.

Piti y EmoSol van hacia la ducha con el chico tapándole el culo. Ante una de sus gracias, EmoSol se ríe y casi tienen que ponerla ante el polígrafo para que lo admita. EmoSol dice que es su momento más memorable y le da las gracias a Piti.

La verdad es que la muchacha no me ha caído bien. Estaba reservando mi opinión hasta verla en acción más allá de unos segundos y me parece un personaje muy forzado, como creado expresamente para ser todo lo contrario de Piti. De hecho, seguramente es una paranoia mía, pero me da la sensación de que intentan con demasiado ahínco que sea el típico personaje duro, pero que mola; y basta que lo intenten tanto para que no lo logren conmigo. Y que conste que no es porque se acerque a Piti, ¿eh? Lo único bueno es que la actriz sí que me ha convencido.

Eso es todo por hoy, el próximo ya promete en serio, así que hay ganas de verlo ^^

Chuleta de motes

Como sé que para muchos es la primera vez que leéis estas crónicas y que el proceso mental que me lleva a crear un mote es retorcido, extraño y demás, he decidido adjuntar una chuleta para que sepáis cuáles son los motes de ciertos personajes y a qué vienen 😉

Ainhoa y Ulises: Los pongo juntos porque estos también son como los yogures, vienen en pack. Con sus idas y venidas amorosas, les he bautizado de varias maneras, Los tórtolos, Los amantes de Teruel (tonta ella y tonto él) y siguiendo ese proceso, pues al final se quedaron con Tonteo y Lerdieta.

Capitán Montero: Bueno, a Ricardo siempre le he llamado Capi porque le tengo mucho cariño y por lo evidente, of course.

Gamboa: A Gamboa siempre le he llamado Rodolfo Langostino. ¿Por qué? Bueno, básicamente porque soy tan tonta que cuando escuché “Gamboa” por primera vez me dije: ostras, si le quitas la “o” se queda en Gamba… Una gamba en un barco con acento… ¡Rodolfo Langostino! Que conste que le llamo así porque le tengo mucho cariño al personaje, pese a ser el malo maloso.

Julián De la Cuadra: Yo siento devoción por este hombre, en serio, me encanta y me gusta verlo en plan tío de Ainhoa y Valeria, así que de ahí saqué Tito Juli y al final se quedó sólo con Tito.

Salomé: Si no habéis visto La comunidad del anillo, os diré que empieza con la voz de la elfa Galadriel diciendo “El mundo ha cambiado, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire”, así, como con mucho misticismo, epicidad y demás. Pues bien, hubo un episodio en que Salomé se puso en ese plan y desde entonces, y porque la mujer suele ser muy sabia, la llamo Salodriel.

Leonor y compañía: Como Leonor y sus secuaces eran, ante todo, unos chungos del quince, les apodé Los chunguitos en plan grupo de criminales malvados, algo así como Los golfos apandadores del Estrella Polar. Luego, Leonor era La chunguita, que para eso era la líder del grupo y la más chunga de todos. Seh, a veces tengo una imaginación…

Haz clic aquí para ver todas las fotos del capítulo