Zona El Barco

Belén Rueda: “El final de mi personaje, Leonor, va a ser abierto, no habrá muertes ni cosas extrañas”


En el último capítulo de “El Barco” vimos cómo unos náufragos se aproximaban al Estrella Polar, ¿cómo llega su personaje hasta allí?

Mi personaje es algo turbio. Resulta que el barco en el que viajaba naufragó cuando estaba casándose. Yo perdí a mi marido, el capitán a su mujer… Por este motivo, los personajes de la serie nos reciben con cierta simpatía, aunque esto cambiará luego.

La llegada de mi personaje es un paso más en la serie. Se van a aclarar algunas cosas de la trama, aunque surgirán otras intrigas, pero sí es cierto que vamos a arrojar algo de luz. También se verá que mi personaje ha tenido en algún momento alguna relación con Gamboa y Julia, la doctora.

Va a estar tan solo tres capítulos, ¿por qué?

Va a ser poco tiempo, pero van a ocurrir muchas cosas. Además, el final de mi personaje va a ser abierto. No hay muertes ni cosas extrañas. Mi personaje va a resultar muy amable al principio y ella se va a aprovechar de eso para conseguir sus objetivos, aunque sea a punta de metralleta…

Llegará navegando en una barcaza, ¿cómo ha vivido el rodaje en esas condiciones?

Era un cayuco, un cayuco maravilloso, ¡pero se movía un montón! (risas). En este caso te das cuenta de la diferencia entre grabar en el barco y rodar en una plataforma tan simple como esa. Estuvimos 12 horas subidos y no me mareé, pero al día siguiente, ya en casa, ¡tuve un dolor de cabeza increíble! Los actores de la serie se han convertido ya en marineros.

De hecho, los protagonistas aseguran que cada vez tienen que hacer cosas más complicadas debido a la complejidad de las secuencias…

Es increíble que una serie que transcurre solo en un barco pueda sorprender cada semana. Las condiciones en las que se rueda pueden parecer idílicas, ya que se graba en el mar, pero hay factores, como el clima, que lo dificultan mucho.

Ha generado mucha expectación su regreso a la televisión, ¿por qué cree que hay tanto interés en verla de nuevo?

Yo también tengo ganas de tele. La verdad es que estoy en un momento de proyectos muy bueno, y eso es un privilegio, teniendo en cuenta la crisis que estamos padeciendo y que llega a todos los campos. Lo de participar en El Barco fue algo casual, lo estuve hablando casi en broma con mis hijas -que son muy seguidoras de la serie- y con su padre, Daniel Écija, y al final se hizo realidad.

¿Es por esa buena relación que guarda con el padre de sus hijas, Daniel Écija, que todos sus proyectos en televisión los hace con Globomedia?

He trabajado también con otras productoras, porque hay muchas que son maravillosas y que consiguen sacar adelante ideas muy innovadoras con muy poco dinero. Sí es cierto que yo en Globomedia confío mucho, porque aúna creatividad y calidad. Esa es su bandera y da seguridad trabajar con ellos.

Con Globomedia también tiene pendiente otro proyecto de ficción para Antena 3 sobre ‘hombres-lobo’, ¿está ya trabajando en esa serie?

No puedo hablar mucho porque no hay nada seguro. Es cierto que me hace mucha ilusión volver a trabajar en televisión con una serie como esa. Ahora estoy trabajando en el teatro, tengo una película a la vista, pero estoy pendiente de que este proyecto para televisión salga adelante.

¿Pero usted ya ha aceptado protagonizar esa serie, verdad?, ¿quién más estará en el reparto?

Yo sí, pero no sé quién estará en el equipo.

Hace un tiempo también se habló de otra ficción de Globomedia, “Soldados”, que iba a estar protagonizada por usted, ¿sigue parado el proyecto?

Era algo muy ambicioso y está parado. Suponía una gran inversión económica.

¿Se cuida mucho a la hora de elegir los proyectos?

Me dejo llevar en buena medida por la intuición. Eso ocurre cuando lees algunos guiones tan interesantes que no te puedes levantar de la silla hasta que no has terminado.

¿Pero alterna con mucho equilibrio el teatro, cine y televisión?, ¿lo hace conscientemente?

En el teatro me guié por el director, porque había visto otros trabajos suyos y cuando me llamó no dudé en decirle que sí. En el caso de la televisión, la verdad es que me apetece desde hace tiempo. Yo soy muy seria con la televisión y sé que los proyectos son a largo plazo.

Su último trabajo fue en “La princesa de Éboli”, ¿las miniseries son la forma perfecta para no atarse demasiado tiempo a la televisión?

Con las tv-movies se ha ampliado mucho el espectro de nuestro trabajo. Te permite contar historias de forma más minuciosa que en el cine, a través de dos capítulos. A mí me gustó mucho participar en La princesa de Éboli y meterme en ese personaje con tanta fuerza. Creo que hicimos un gran trabajo. A veces en este país somos muy malos con nosotros mismos. Te pueden comparar con Los Tudor, pero nunca se tiene en cuenta el presupuesto que manejan ellos y el que tenemos nosotros. En La princesa de Éboli hicimos en solo cinco semanas dos capítulos que eran como una película cada uno.

¿Qué opina usted de las críticas?

Es un tema muy peliagudo. Creo que no deberían ser siempre destructivas, porque si se va contra todo, al final no hacemos series, ni películas, ni nada. Dejarían de existir hasta los críticos. En vez de crear, estamos destruyendo.

¿Qué opina de la polémica que se produjo sobre las críticas de “Cheers” y la reacción de Resines, su excompañero en “Los Serrano”?

Es una serie que trata de dar una visión más cercana de lo cotidiano. Resines es el actor perfecto para eso. Cheers era una serie de culto, pero tenía también una parte cercana. Resines y el resto del equipo son muy luchadores y saldrán adelante. Los primeros capítulos son muy complicados porque son de presentación. Las críticas deberían hacerse después de haber visto varios capítulos. Es como cuando la prensa viene el día del estreno en el teatro.

Fuente