Zona El Barco

Análisis del 3×06 de El Barco: Condiciones, coordenadas y complicaciones sentimentales


Una nueva semana os mostramos el análisis sobre el episodio pasado. En este, pudimos conocer un nuevo pasado de los protagonistas, en este caso, el de Andrés Palomares.

 

Además, mientras Ricardo se enfrenta a su vida prematrimonial, el resto de tripulantes y supervivientes se ven en medio de una terrible decisión: Quien ir a tierra. La situación se complica cuando el edificio comienza a ceder y un terremoto azota el último hotel del mundo. Más adelante, ¡“Fukushima Blues”!

Veinte elegidos y un tsunami

Tras la pública noticia de la inminente boda, Ricardo, Julia y todo el Estrella reciben la visita de Max: Hay un asesino en su barco. La noticia del crimen contra parte de su tripulación deja descolocado a Max que pide explicaciones. Gamboa se apresura a disuadirle y el líder de los supervivientes plantea un trato: 20 de los suyos irán con 20 del Estrella a tierra, sino no habrá coordenadas.

 

Ricardo se ve agobiado ante la decisión que le han encomendado y las dudas se incrementan cuando el edificio sufre una fractura: no aguanta. “Cual Pisa” el hotel ha empezado a inclinarse. El riesgo se incrementa cuando se sucede un terremoto que no afecta al barco sino al edificio por estar anclado a tierra. Julia tranquiliza al capitán ya que el edificio está construido para soportar tales problemas naturales, pero tras un análisis submarino, Julia averigua que un tsunami está en camino.

La ola es imposible de detener por lo que el barco se sitúa frente al tsunami para evitar al menos ser destruido. Gracias a su arquitectura, el edificio soporta la ola. Cuando la situación se tranquiliza tanto en el hotel como en el Estrella, Max corre a buscar la lista de los 20 tripulantes que abandonarán el barco pero se encuentra con un papel en blanco.

 

Ricardo ha tomado una decisión: abandonar el YouHao y volver a la búsqueda individual de tierra. Max, entre la espada y la pared, anota las coordenadas en un papel y se lo entrega al capitán para evitar que dejen el hotel. Sin embargo, sólo le pide una condición: él irá en el Estrella hacia tierra a cambio de Ainhoa. La hija del capitán deberá quedarse en el edificio.

El milagro de Andrés

La boda de Ricardo y Julia ha exigido el papel de Palomares en el hecho. El joven, dubitativo, recurre a sus amigos para que le faciliten ayuda pero sólo Ramiro se muestra por la labor. A pesar de eso, el aliado de Gamboa exige que le perdonen los pecados y confiesa algo que dejará impactado a Andrés: Ramiro ha matado, participó en la caja-bomba al instalar la dinamita que acabaría con la vida de Teo, Ali y el resto.

 

Aún asimilando la confesión, Palomares recuerda su particular pasado, aquel en el que no pertenecía a la palabra de Dios: vivía de fiesta, fumando y bebiendo, desobedeciendo a su padre y sin valorar a su madre hasta que un día, alguien lo cambiaría todo. El rescate de un niño que se estaba ahogando supone un antes y un después, mostrándole a Palomares un mundo nuevo que desconocía. De esta manera, creyendo en los milagros y siendo llamado “ángel” por el niño que salvó, dejó de ser la persona que era y “conoció” a Dios. En el presente, decide estar ahí, junto a Ramiro y le asegura en medio del tsunami que Dios le cuidará y perdonará.

Relación abierta

Viviendo su mejor momento, la relación de Julia y Ricardo también cambiara sus vidas: Ainhoa cree en el matrimonio mientras que Ulises no, así que deciden, principalmente ella, vivir vidas paralelas pero con una relación abierta. Esto no agrada mucho a Ulises que ve en Max un duro enemigo y participe de un triángulo amoroso. Los acercamientos entre su novia y él son cada vez más frecuentes y los celos no tardan en aflorar.

   

Ulises aprovechara el terremoto para dejar en evidencia a Max o dejándose a el mismo indirectamente. Con la posibilidad de perecer bajo el tsunami, el chico de aferra a su amada en el último momento y le promete que estará ahí siempre, queriéndola, de forma mutua. Sin esperarlo, su unión se verá frustrada con la condición impuesta por Max a cambio de las coordenadas.

Conociendo a Roberto

Preocupado por la próxima boda, Burbuja se plantea sobre su futuro amoroso. Esto le lleva a acudir a la caja que Salomé guardaba sobre Roberto, hallando un viejo móvil del hombre. En un principio se rinde pero Gamboa, que le encuentra con sus objetos personales, le impulsa a investigar sobre su pasado.


Mediante un cable de sonido y una televisión alimentada con energía solar, Burbuja recupera las fotos de su vida anterior, dando con alguien muy diferente a la persona que hoy día es. Todo sufre un giro cuando en la biblioteca multimedia, las imágenes finalizan y surge un video en el que Roberto le “habla a” Marimar sobre los acontecimientos previos al cataclismo.

En el archivo, Roberto le asegura que la quiere y que hará todo lo posible por salvar a ciertas personas del inminente cataclismo que no ha logrado evitar pues el Proyecto Alejandría le expulsó. No obstante, robó algo muy importante, una pieza fundamental. Sin revelar el contenido de esta, le confirma a su amada que la encontrara en el único trozo de tierra que sobrevivirá al desastre: En las últimas hectáreas que quedan, Marimar le espera; está viva.

Un “sí quiero” complicado

Toda boda requiere de una luna de miel y así se lo hace recordar Julian a su amigo. El miedo a no ser capaz de satisfacer a la doctora, lleva a De la Cuadra a recurrir a su hijo, que ya estuvo con Julia.

 

Sorprendido, el joven intenta aliviarle el peso a Ricardo, que no logra mejorar sus dudas y termina con Julián en la sala de lavandería rebuscando en la ropa interior de la mujer. Ambos son descubiertos por Salomé y Ricardo decide hacerle frente a la doctora y advertirle sobre el futuro que le espera. Nuevamente, el amor supera todas las barreras y la pareja prosigue con sus planes para alcanzar la felicidad.

El atacante de Burbuja

Dos personas intentaron matar a Burbuja por su intento de ayudar a la gente a evadir el cataclismo que se acechaba. Una de ellas ya tiene nombre y cara: Gamboa, que ahora posee un parche en su ojo herido, aportando mayor oscuridad a su personaje. Irónicamente, en este episodio el profesor sufre un golpe y es Burbuja quién lo reanima, salvándole la vida. 

Pero, ¿quién será la segunda persona?