Zona El Barco

Análisis del 3×04 de El Barco: Recuerdos, nacimientos y muertes


Como todas las semanas, he aquí el análisis del último episodio emitido. En este caso, “todo ha cambiado” como se ha estado promocionando constantemente desde hace varios días. Por primera vez, los tripulantes del Estrella Polar tienen un lugar que pisar fuera del Barco. Un lugar estable, lo más parecido a tierra firme. Pero allí les esperan muchas personas que cambiarán el rumbo de sus vidas.

En el Estrella, Gamboa asimila las consecuencias del accidentado disparo por parte de Ramiro y emplea esto para volver a utilizar al joven cojo. Por otro lado, Ulises se reencuentra con sus viejos amigos y familia, pero Ainhoa tiene demasiadas dudas y será inevitable que formule las preguntas que se ha estado haciendo desde que volvió. A continuación, un amplio análisis sobre “Cien metros de tierra firme”.

 

YouHao, ¿hogar o suplicio?

“Lo que la luz esconde” ya tiene nombre. Frente a ellos se levanta parte de un antiguo rascacielos de Singapur. Ante las dudas, Ricardo dirige un primer grupo de reconocimiento pues no saben que les puede esperar allí. Aunque lo primero que encuentran será un cuarto repleto de cadáveres, la aparición de Manolito les reconfortará. Momentos después, ya una persona surge en la oscuridad y bajo las luces de las linternas les presenta a los tripulantes del Estrella Polar el YouHao, el último hotel del mundo.

No obstante, los 193 supervivientes de la catástrofe del YouHao aparecen armados y preparados para enfrentarse a cualquier enemigo. Entre el grupo se encuentran Max, líder de estos, Ventura, un anciano que se ha quedado a cargo de su nieto Ratón y Teo, compañero de Max pero con la idea clara de tomar el Estrella por la vía hostil.


“Este sitio no es un hogar. Este hotel es una cárcel”

Max y Mateo guardan un secreto abisal que podría cambiar el rumbo de las vidas de todos: Conocen el paradero de tierra, pero creen que informando al capitán, perderían la única vía de escape hasta ese lugar. Así es que Teo analiza las entradas del Estrella cuando viaja el barco e investiga la mejor manera de tomar el navío.

Tras encerrar a Ricardo y a Julia en el ascensor, Teo y los suyos viajan hasta el barco dónde irrumpen armados para tomar el control. Gamboa descubre pronto que esconden algo pero no a tiempo de advertir a todos los tripulantes. De este modo, en el cuarto de mando Teo apunta a un joven que se encontraba allí en ese momento y posteriormente a Palomares, que irrumpe en la sala de improviso. Un secuaz de Teo termina matando al joven para obligar a Palomares a que les ayude a poner en marcha el Estrella Polar. Tienen que irse de allí, ya. Hacia tierra.

“Mamá no te olvida”

Valeria ha escrito un mensaje para su madre. El hecho de encontrar ese edificio tan grande ha supuesto un rayo de esperanza para la niña, que sueña con enviarle esa carta atada en un globo pues, según ella, “es muy probable que al estar tan cerca de las nubes, llegue a su destino”. En un principio, el capitán lleva el globo rojo con la respectiva carta en su primera visita al hotel, pero al ver que el mundo encontrado aparenta ser seguro, Valeria viaja al YouHao y allí Ainhoa, su padre y ella sueltan el globo.

Sin embargo, Ainhoa preocupada por el hecho de que su hermana no recuerde a Maritza, planea algo muy especial para la niña. Guardaban una cinta de video de su madre embarazada y la chica le enseña esto a Valeria. Así, le recuerda que su madre siempre estará ahí, queriéndola como el primer día. Se ha ido del mundo, pero no de sus corazones. De este lugar, nunca se irá.

  

“Para que no olvides su sonrisa ni como hablaba. Ni cuanto te quería aunque todavía no estuvieras aquí. Aunque ella ya no esté, te sigue queriendo igual”

Consecuencias del accidente

Las dos córneas perforadas y desgarrado el músculo filiar del ojo izquierdo. Gamboa puede quedarse ciego y lo único que puede hacer Julia por él es emplear corticoides para intentar salvar su ojo derecho. El riesgo de ceguera es muy alto.

“He visto una ola gigante tragarse el mundo. Me quedan pocas cosas por ver”

Por ello, cuando Ramiro acude a ver cómo se encuentra el herido, Gamboa le nombra “sus ojos”. De cualquier manera, el joven está atado a su profesor de supervivencia. Este hecho no frenará a Ernesto, que seguirá con sus planes aunque esta vez más dubitativo sobre si seguir leal a la gente que les sigue en el submarino.

El regreso de Garmendia

Ulises reaparece entre el gentío de supervivientes y corre a besar a su amada después de estar días sin ella saber de él. Tras abrazos y gestos de afecto, Ainhoa comienza a dudar de nuevo al recordar las palabras de Estela.

 

“ –Nos estaban apuntando. –¿Qué has hecho esta vez? –Enamorarme. –Espero que sea de mi, chivata”

Con su vuelta, Ulises se reencuentra además con su padre. Julián aprovecha para informarle que Salomé está embarazada y que pronto tendrá un hermano. Atónito, el chico le pregunta por la mujer y le asegura que estarán “en primera línea” para su hermanito. Ulises opina que el niño juntará a la pareja de nuevo. En mitad de esto, Julián le aconseja a su hijo que nunca le oculte nada a Ainhoa para no perderla. Esto lleva a Ulises a reflexionar sobre el secreto que oculta y que Gamboa conoce por lo que decide acudir al Estrella y negociar con su enemigo.

Ernesto hace un trato: Le devolverá la misteriosa fotografía si Ulises lleva el transpondedor al barco ruso, aquel oculto en la caja número 33. Aunque pretende no darle explicaciones, Gamboa le termina confesando que la baliza emite una señal que muestra la posición del Estrella Polar en todo momento. Si cambian la baliza de lugar, perseguirán un barco fantasma. Ulises lleva a cabo el plan de Ernesto sin saber que la caja oculta algo más: Dinamita.

“Si tú entraste aquí como polizón, ¿cómo puede haber informes tuyos? Si no sabían que ibas a aparecer en este barco”

Antes de partir hacia el barco ruso, Ainhoa acorrala a Ulises y empieza a formularle las preguntas que siempre ha querido hacerle pero Palomares les interrumpe y la joven se ve obligada a despedir a su novio sin recibir las respuestas que ansia. Seguidamente, Ulises toma la lancha y se dirige a toda velocidad hacia el barco ruso desconociendo el contenido oculto de la caja 33.

El primer nacimiento del mundo

Ordenando la enfermería, Piti recibe la visita de una joven que siente un ruido en el pecho. Aprovechando la situación, el joven toma una bata y finge ser el médico aunque la situación se torna cuando Sol surge con una mujer embarazada que ha roto aguas. Atacado en un principio y con miedo, Piti se niega a cumplir el papel de Julia, pero termina accediendo cuando Sol le recuerda que la mujer que está en la camilla solo les tiene a ellos.

“Los continentes se han hundido pero la vida se abre camino”

Interrumpidos por los secuaces de Teo, Piti y Sol continúan con el parto hasta que el niño llega al mundo sano y salvo. Desconocen que mientras una vida llega al mundo, otra se va metros arriba.

Rechazos y peticiones

Una joven escucha a Burbuja tocar la guitarra y le deja un mensaje en la funda del instrumento que el chico encontró en el edificio. Cuando el hermano de Salomé lee el mensaje, corre a informar a la cocinera, quién teme que el joven sufra una decepción y le obliga a prometerle que no asistirá al encuentro. Pero Burbuja no entiende la postura de Salomé y cumple con lo establecido por la chica igualmente.

“Que no se te olvide nunca. A ti esa burbuja, no te impide hacer nada que tú quieras hacer. Tú eres el más bueno y más listo del barco, del edificio y del planeta entero”

Paralelamente, Ricardo toma una decisión un tanto precipitada tras pedir opinión a su hija: Pedirle matrimonio a Julia. Cuando le formula la pregunta, la mujer duda y Ricardo ve prudente irse ante su inseguridad.

“Julia, ¿Quiere casarse conmigo?”

Burbuja sube a la azotea donde Susan, la enigmática chica, se presenta pero al ver la actitud del chico, decide volver abajo. Cuando Salomé lee la carta de este dónde le confiesa que ha ido al edificio a ver a la mujer del vestido blanco, esta va en busca de su hermano y allí este le miente. Según él, “todo ha ido bien”. Pero, ¿se trata de un simple rechazo o Susan conocía de antes a Burbuja?

El piso #100

Tras la situación en el bar y la petición de mano, Julia y Ricardo son encerrados por Teo y sus secuaces. El ascensor en el que están, en lugar de subir, baja hasta llegar al piso número 100 dónde el aparato alcanza el nivel del mar y se detiene. Sin embargo, este comienza a hundirse y el agua, como consecuencia, a subir.

 

“Solo necesito un poco de tiempo para responderle”

Atrapados y con solo media hora para ser rescatados, Julia y Ricardo viven los terribles momentos juntos. Arriba, Ainhoa observa desde la sala de vigilancia junto a Max como su padre está a punto de morir ahogado junto a su novia. ¿Saldrán a tiempo o morirán en el intento?